Paracaidista buscará romper la barrera del sonido (Fotos)

Felix Baumgartner de 43 años y de origen austriaco planea brincar desde una cápsula elevada por un globo a 37 kilómetros (23 millas) sobre Roswell, Nuevo México
Paracaidista buscará romper la barrera del sonido (Fotos)
Baumgartner, que se ha preparado para el salto desde hace cinco años, hizo dos prácticas en el área de Roswell, a 24 kilómetros (15 millas) de altura en marzo y 28 kilómetros (18 millas) en julio.
Foto: AP

ROSWELL, Nuevo México – El experimentado paracaidista y atleta extremo Felix Baumgartner espera dar literalmente el salto de su vida mañana, cuando intentará el salto más alto y veloz en la historia.

Si sobrevive, el así apodado “Intrépido Félix” será el primer paracaidista en romper la barrera del sonido.

El exparacaidista militar de 43 años y de origen austriaco planea brincar desde una cápsula elevada por un globo a 37 kilómetros (23 millas) sobre Roswell, Nuevo México, mañana por la mañana. El atleta extremo busca romper la marca impuesta en 1960 por Joe Kittinger, quien saltó desde una góndola abierta a una altitud de 31 kilómetros (19,5 millas).

Kittinger estuvo a punto de romper la barrera del sonido desde esa altura, pues alcanzó una velocidad de 988 kilómetros por hora (614 mph).

Baumgartner, que se ha preparado para el salto desde hace cinco años, hizo dos prácticas en el área de Roswell, a 24 kilómetros (15 millas) de altura en marzo y 28 kilómetros (18 millas) en julio.

Aunque él y su equipo de expertos conocen cuales podrían ser los peores riesgos entre ellos que le “hierva” la sangre o le estallen los pulmones, tienen confianza en las previsiones adoptadas. Estas soluciones son algo que la NASA vigila de cerca. La agencia espacial estadounidense está interesada en posibles vías de escape de emergencia para futuras naves espaciales.

El jefe del equipo médico de Baumgartner es Jonathan Clark, excirujano de la NASA y cuya esposa astronauta Laurel Clark murió en el accidente del transbordador espacial Columbia en 2003. Clark está enfocado en mejorar las posibilidades de sobrevivir de los astronautas en caso de un desastre a alturas mayores.

La aventura es patrocinada por el fabricante de bebidas energéticas Red Bull y los organizadores informaron que habrá unas 30 cámaras para grabar el salto.