Ahora a buscar trabajo

Miles de jóvenes acaban de recibir sus papeles a través de la Acción Diferida

Iván Ceja de  Compton, y a punto de cumplir 21 años, es de los primeros beneficiados por el programa DACA.
Iván Ceja de Compton, y a punto de cumplir 21 años, es de los primeros beneficiados por el programa DACA.
Foto: La OpinionAurelia Ventura

La camiseta que Iván Ceja García lleva puesta tiene el rótulo: “I am UN-DOC-U-MENT-ED”.

Él es uno de los jóvenes que ha luchado por una reforma a las leyes migratorias a través del movimiento estudiantil llamado DREAMers y a quien desde la semana pasada no se le puede borrar la sonrisa.

No es para menos. El muchacho, originario de Michoacán, ya tiene su tarjeta que le permite trabajar de manera legal en Estados Unidos gracias a la Acción Diferida que hace cuatro meses anunció el presidente Barack Obama, el programa conocido como DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals).

“Ahora soy DACAmentado”, dijo en referencia al juego de palabras, un término que están utilizando los jóvenes que se están beneficiando de este programa.

“Pues no sé cómo clasificarme, porque esto es algo temporal, creo que sigo siendo indocumentado, sólo sé que es una gran ventaja y por eso somos DACAmentados”, agregó.

Y es que ahora, además de conseguir una licencia de manejo, trabajo y un número de Seguro Social con el cual podrá establecer crédito, Iván tendrá la oportunidad de conseguir becas para continuar sus estudios de bioquímica en Cal State Long Beach y especializarse como dentista.

Las estadísticas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) indican que del 15 de agosto al 10 de octubre se han procesado 179,794 solicitudes para DACA, de las cuales 4,591 ya han sido aprobadas y sus beneficiados han recibido la tarjeta de permiso de trabajo.

A punto de cumplir los 21 años de edad, Iván Ceja cuenta que desde que le llegó la carta de aprobación de DACA todos los días revisaba el buzón del correo en espera de la tan ansiada tarjeta.

“Cuando revisé el correo el jueves y sentí el sobre duro, no lo podía creer, se lo enseñé a mis papás, lo abrimos y ahí estaba”, recordó Iván. “Me temblaban las manos, no lo podía creer, porque apenas cuatro meses antes no tenía protección”.

Iván llegó a Estados Unidos a los nueve meses de edad y a pesar de que prácticamente ha vivido toda su vida en el llamado país de las oportunidades, a él se le había negado muchas.

“Esto es sólo un curita para una gran cortada. Es una victoria, tal vez chica, pero importante… Todavía falta mucho por hacer”, comentó.

El 15 de agosto el USCIS empezó a recibir las solicitudes de DACA. Ese día Iván acudió a CHIRLA para que le ayudaran a revisar sus documentos. Dos días después, tras una revisión minuciosa de información y palabras bien escritas, la mandó por correo.

Una semana después vía mensajes de texto, correos electrónicos y dos cartas por correo postal, Iván estaba siendo notificado por el USCIS que habían recibido toda la documentación y debía acudir a una cita para registrar sus datos biométricos.

El 21 de septiembre acudió a que le tomaran las huellas digitales y para el 4 de octubre le habían notificado la aprobación de su caso.

Hace una semana le llegó por correo la tarjeta de permiso de trabajo y ya ha tramitado su número de Seguro Social, por lo que de inmediato empezó a actualizar su currículum vitae para en las próximas semanas empezar a pedir trabajo. También está en proceso de tramitar la licencia de manejo.

“De lo que sea, voy a ir al ‘mall’ (centro comercial) que está por aquí a buscar trabajo en las tiendas, pero me gustaría encontrar trabajo de oficina o en alguna organización como CHIRLA, quiero ayudar a la gente, seguir luchando por la reforma migratoria”, comentó.

Iván ha creado un sitio de Internet (IvanCeja.weebly.com) y una página de Facebook (DACA Information) a través de los cuales informa sobre el proceso para quienes aún no se animan.