La rehabilitación regresará a prisiones en California

Invertirán $400 millones en nuevos salones de clases y en maestros
La rehabilitación regresará a prisiones en California
La crisis económica de 2009 obligó a recortar 250 millones de dólares a los programas de rehabilitación en las prisiones del estado; pero eso va a cambiar, dicen las autoridades.
Foto: AP

SACRAMENTO.- Luego de los drásticos recortes que sufrieron los programas de rehabilitación en las prisiones estatales en el ciclo fiscal 2009-2010, el Departamento de Prisiones (CDCR) planea retomarlos y recontratar algunos de los cientos de maestros e instructores vocacionales que despidieron.

La crisis económica de 2009 obligó a recortar 250 millones de dólares a los programas de rehabilitación en las prisiones del estado, lo que significó una rebanada de entre el 40 y 45% de su presupuesto para tal área, y el despido de más de 600 maestros.

“Pero ahora tenemos 400 millones de dólares para compensar y estamos haciendo grandes cambios en los programas de rehabilitación”, dijo Bill Sessa, portavoz del CDCR.

Por ahora, es mínima la rehabilitación a la que tienen acceso pero esperan que con la infusión de nuevos recursos, esto cambien en los siguientes dos años.

Javier Stauring, uno de los directores de la Oficina de Justicia Restaurativa de la Arquidiódiocesis de Los Ángeles dijo que nunca ha habido programas suficientes para rehabilitar a los reos en las prisiones.

“Nosotros entendemos como rehabilitación los programas que ayudan a los individuos a reflexionar profundamente sobre el daño que han hecho, así como a los programas educativos y de aprendizaje de algún oficio”, señaló Stauring.

Incluso, hizo ver que se han hecho esfuerzos por reclutar organizaciones voluntarias para que participen en la rehabilitación pero considera que todavía hay problemas para entrar a las prisiones.

Lo que el Departamento de Prisiones hizo para ayudarse ante la falta de financiamiento para rehabilitar reos, fue capacitar a algunos de éstos como consejeros para que les ayuden a otros reclusos a lidiar con el tratamiento de abuso de sustancias, o con la alfabetización.

Sessa hizo ver que aunque tienen cientos de voluntarios de organizaciones no lucrativas que los apoyan con programas de rehabilitación como clases de artes, alfabetización y hasta de cómo crear planes de negocios, la parte central está a cargo de CDCR, y constituida por programas que atienden el manejo del enojo, violencia y otros problemas de carácter.

Además de eso, cuentan con los programas de entrenamiento en un oficio, y hasta cursos universitarios de formación general, los cuales se intensifican cuando el preso, está cerca de salir libre.

“Los programas apoyados por voluntarios son de mucho beneficio, pero no atienden las partes más básicas de la criminalidad como los programas que estamos desarrollando”, indicó.

La meta, con los nuevos fondos, es rehabilitar por lo menos al 70% de los presos.

La disminución en el número de presos que traerá a las prisiones, el programa de realineamiento, que mandará a quienes no han cometido delitos serios a las cárceles de los condados no a las prisiones estatales, les ayudará en ese propósito, pues tendrán una población más estable.

El programa de construcción de salones de clases en tres prisiones estatales durará dos años.

Luis García quien estuvo por seis años, entrando y saliendo de las prisiones estatales, dijo que con los recortes sólo se ha podido ayudar con programas de rehabilitación a una parte muy limitada de la población.

Sin embargo, pese a ello, comentó que él pudo hacer su secundaria tras las rejas y un programa vocacional.

Al salir de prisión regresó a la escuela, logró una maestría en Trabajo Social por la Universidad de California y ahora estudia Educación en la Universidad Loyola Marymount de Los Ángeles.