California mira adelante

California mira adelante

Por años una de las tareas más difíciles en el llamado “estado dorado” mejor conocido como California, ha sido la de adecuar sus políticas públicas a las necesidades de la mayoría de la población. Parte del problema es la transición demográfica del estado y la diferencia entre quienes son los votantes y quienes se ven afectados por las decisiones que estos toman.

Mientras expertos de toda clase y color han dado repetidas voces de alarma acerca de las necesidades futuras del estado: económicas, educativas, sociales, de infraestructura, los votantes en su mayoría blancos, mayores y conservadores tomaban la mayoría de las decisiones. Era obvio el desfase entre una realidad y otra.

Era cuestión de tiempo, sin embargo, y la transformación del electorado de California ya está en pleno auge, como lo reveló esta semana una encuesta del Public Policy Institute (PPIC) que aunada a los niveles de participación de jóvenes, latinos y asiáticos en la pasada elección hablan de un cambio importante en como se tomarán las decisiones en el estado en el futuro inmediato.

El pasado 6 de Noviembre fue una muestra, y es imposible saber si el electorado que salió a votar ese día de elecciones presidenciales será el mismo que votará en otras elecciones por venir, pero revela una transformación progresiva hacia un grupo más diverso y joven: se calcula que hasta un 28% de los que votaron ese día tienen entre 18 y 29 años, un grupo que tradicionalmente ha votado en menor proporción. Asímismo, un 22% del electorado fue latino.

Pero el nuevo electorado de California no sólo se muestra más diverso y joven, sino filosóficamente diferente a sus colegas mayores de edad, anticipando un cambio en la forma en que se gobierna California si esa filosofía llega a convertirse en verdadera fuerza política. Y eso parece sólo cuestión de tiempo.