A estirar los músculos

Los Astros y Yanquis abren sus campos de entrenamientos
A estirar los músculos
Geo Rodríguez, empleado del Osceola County Stadium, pinta el dugout de los Astros en Viera, Florida.
Foto: AP

VIERA, Florida.— Listos para una nueva aventura en las Grandes Ligas, ahora como parte de la División Oeste de la Liga Americana, los Astros de Houston abrieron ayer los campos de entrenamientos con una nueva imagen.

A raíz de las dos peores temporadas en la historia de la franquicia, la novena texana ha cambiado tanto como un equipo de beisbol puede hacerlo con la mira puesta en un mejor horizonte.

La duda es si pueden empezar a ganar más juegos después de dos temporadas seguidas con más de 100 derrotas.

“Hemos hablado de cambio en toda la organización, desde que [el propietario] Jim Crane se ha hecho cargo del club y todas las contrataciones”, dijo ayer el manager de Bo Porter antes de llevar a cabo un entrenamiento informal para los lanzadores y receptores.

“Este año el cambio de uniforme marca la pauta, ya que visualmente van a ver que las cosas han cambiado. Y cuando te das cuenta de que las cosas han cambiado, sabes que nunca va a ser lo mismo”.

“Hemos hecho estos cambios porque queremos que ustedes entiendan que tenemos que jugar con una energía diferente, tenemos que jugar con un enfoque diferente, tenemos que preparar de manera diferente porque queremos resultados diferentes”, agregó.

Los Astros tuvieron temporadas de 106 y 107 derrotas consecutivas en los últimos dos años. En lugar del tradicional color rojo, los Astros tendrán una combinación de azul y naranja, como lo habían hecho en sus orígenes.

En tanto, en Tampa, Florida, Derek Jeter trotó ayer por primera vez desde que se quebró el tobillo izquierdo, alimentando las esperanzas de que pueda estar disponible para el inicio de la temporada.

El paracorto de 38 años hizo trotes en una cinta en el complejo de Ligas Menores de los Yanquis un día antes de la fecha en que deben presentarse lanzadores y receptores.

“Me dieron el visto bueno para que haga de todo”, comentó Jeter. “Es algo progresivo. No había ejercitado mis piernas todavía, tengo que empezar a hacerlo”, agregó.

Cuando se le preguntó cómo se había sentido trotando, respondió que “magnífico”.

En su tercera semana de preparación, Jeter bateó en la caja, fildeó rolas y tiró al outfield.

“Me sentí muy bien. Pude hacer todo lo demás. Tengo que tener cuidado con el tobillo, pero me dieron luz verde para correr. Ya puedo hacer de todo”, añadió.

Jeter, quien se rompió el tobillo el 13 de octubre y se operó a la semana siguiente, dice que espera jugar en el partido inaugural ante Boston el 1 de abril.

“Sus hábitos de trabajo son sorprendentes, comentó el jardinero yanqui Curtis Granderson. “Va a hacer todo lo que esté a su alcance para volver”.