Señalan responsables

'Operación Puerto' destapa nombres en zaga de dopaje
Señalan responsables
El excorredor Jesús Manzano acusó ayer a los directivos de Kelme de echarlo por no seguir el plan de dopaje que manejaba el equipo.
Foto: EFE

MADRID (EFE).— El excorredor Jesús Manzano afirmó ayer que salió del equipo Kelme (2000-2003) por no estar dispuesto a seguir con el programa de dopaje, después de tener varios problemas de salud en el último año, y que denunció los hechos para que “haya un ciclismo limpio y no por venganza”.

“¿Yo doparme voluntariamente? Estoy obligado a que me dopen. Se me obligaba a tomar esos medicamentos, si no lo hago automáticamente voy a la calle. No hago esto por venganza, lo hago por mí y porque haya un ciclismo limpio. Hay que limpiar el ciclismo, no que el ciclismo siga así, unos quieren limpiarlo y otros no”, afirmó.

Manzano, que responsabilizó de la trama de dopaje a cuatro de los acusados, los médicos Eufemiano y Yolanda Fuentes, el director deportivo Vicente Belda y el preparador físico Ignacio Labarta, explicó a preguntas que no acudió a la Federación Española de Ciclismo para denunciarlo mientras ocurría porque nunca quiso que los mencionados tuvieran problemas con la Justicia.

“Yo no quería que ellos tuvieran un problema judicial o de cárcel. Después, cuando Eufemiano Fuentes dice que yo todo esto lo hago por mi cuenta, es cuando decido apersonarme como acusación particular”, explicó Manzano, que en marzo de 2004 hizo públicas sus denuncias en el diario As.

El excorredor aclaró que si hubiera acudido a exponer los hechos ante “la autoridad pertinente” lo habrían echado y explicó los detalles por los que finalmente salió del Kelme.

“En 2003 hubo una serie de discrepancias después de lo del Tour —donde sufrió un desfallecimiento—. Esto no podía seguir así, también le pasó a Iván Parra en el Tour y se podía quedar uno muerto en una habitación de un hotel”, indicó.

“Salgo del Kelme por enfrentarme a Vicente Belda reiteradas veces. Con Belda no hay opción de hablar, o está de buenas y todo es ‘jiji jaja’ o de malas y se “caga” en tu padre. La salida fue por bronca tras bronca con el señor Belda por el caso del Tour, la autotransfusión, la vuelta a Portugal y la Vuelta a España y fui expulsado por no querer consumir esos productos”, añadió.

“El cuerpo no estaba igual, desde el Tour 2003 no volví a ser la misma persona, ni entrenando ni por rendimiento. Las consecuencias de lo que he tomado no las sé ni ahora mismo”, concluyó.