Clásico apuesta a otros talentos

Mundial de Beisbol inicia sin estrellas de antaño y en busca de identidad

Ryoji Aikawa (izq.) es felicitado por Koji Yamamoto (der.) en un juego anterior. Japón abre la madrugada del sábado ante Brasil.
Ryoji Aikawa (izq.) es felicitado por Koji Yamamoto (der.) en un juego anterior. Japón abre la madrugada del sábado ante Brasil.
Foto: AP

ESPECIAL

MÉXICO, D.F. (AP).— El Clásico Mundial de Beisbol atraviesa una crisis de identidad.

¿Es un torneo serio, en el que los mejores peloteros del mundo juegan por sus países para conquistar un título prestigioso? ¿O se trata de un simple apéndice de la pretemporada de Grandes Ligas?

La respuesta podría encontrarse en algún punto medio.

El tercer Clásico Mundial comienza mañana en Taiwán (9:30 p.m., hora en Los Ángeles), con el duelo entre el país anfitrión y Australia.

Ese mismo día se pondrá en marcha otro grupo en Fukuoka con el partido entre Japón, campeón de las dos primeras ediciones, y el bisoño Brasil (2:00 a.m., hora de Los Ángeles).

Cuba, subcampeón de la primera versión del Clásico en 2006 y en franca picada a nivel internacional, debuta el domingo ante los brasileños, mientras que las otras potencias americanas del deporte —Estados Unidos, República Dominicana, Venezuela, México y Puerto Rico— entran en acción el 7 de marzo en dos grupos en Phoenix y San Juan.

Selecciones como Venezuela y República Dominicana, los gigantes del beisbol en el Caribe, no podrán contar con algunas de sus principales figuras, ya sea por decisión propia de los jugadores o por trabas de los equipos que los emplean en las Mayores.

Así que olvídese de disfrutar de un duelo entre el as venezolano Félix Hernández y el toletero dominicano Albert Pujols, o de ver en la lomita a los estadounidenses Justin Verlander y Clayton Kershaw, algunos de los pesos pesados que no estarán en al torneo.

El mismísimo organizador del torneo, Grandes Ligas, se ha encargado de poner las principales vallas que frenan su crecimiento.

El reglamento otorga amplia potestad a los clubes para prohibir la participación de sus jugadores por todo tipo de motivos.

¿Terminó la campaña anterior en la lista de lesionados? Descartado. ¿Fue operado en algún momento durante la temporada de 2012 de las Mayores o las Menores? Lo sentimos, para la próxima. ¿Sufre de una “condición crónica”? Ni lo piense.

Cabe señalar que el término “condición crónica” llega a incluir a cualquier jugador que no haya podido disputar dos de los tres últimos partidos de su club por alguna lesión ¿Se torció un tobillo en esas fechas? Mala suerte.

Así las cosas, el Clásico de 2013 está en una encrucijada y los equipos tendrán que resolvérselas con lo mejor que pudieron reclutar.

En vez de andar rogándole a los equipos de las Mayores, Japón decidió apostar por un roster exclusivamente de jugadores de su liga local, aunque astros como Ichiro Suzuki y Yu Darvish ya habían anunciado de antemano que no estarían disponibles para buscar la tercera corona al hilo.

Esta situación no parece preocupar al mánager Koji Yamamoto, que cuenta con el lanzador Masahiro Tanaka y el catcher Shinnosuke Abe como sus pilares.

Los japoneses no deberían tener problemas para superar el Grupo A que comparten con Cuba, Brasil y China, en el que los antillanos representan la única amenaza seria.

Cuba es un caso interesante: un país con una tremenda tradición de beisbol y al que probablemente más le interesa ganar el torneo, pero que ha perdido a varias de sus estrellas por deserción —Aroldis Chapman, Yoenis Céspedes y Alexei Ramírez, por mencionar algunos— y al que quizás ya no le alcanza la pólvora.

Brasil dio al gran sorpresa en las eliminatorias, una de las novedades para esta edición, al superar a países más beisboleros como Panamá y Colombia.

El subcampeón de 2009, Corea del Sur, encabeza el Grupo B en Taiwán, donde juegan el anfitrión, Holanda y Australia.

Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y España integran el Grupo C en San Juan, mientras que Estados Unidos, México, Italia y Canadá están en el D en Phoenix.

España, con su roster de jugadores nacidos principalmente en República Dominicana y Venezuela, quiere dar una sorpresa como la de Holanda en 2009, cuando el equipo derrotó dos veces a los dominicanos para eliminarlos en la primera ronda y avanzar a la segunda etapa.

Estados Unidos, eliminado por Japón en las semifinales en 2009, cuenta con uno de los planteles más redondos: El Cy Young de la Nacional, R.A. Dickey, encabeza una rotación que incluye a Gio González y Ryan Vogelsong, mientras que los bates de Mark Teixeira, David Wright, Ryan Braun, Giancarlo Stanton y Joe Mauer asustan a cualquiera.