Berkeley se vuelca a favor de niño deportado

Sus amiguitos abogan para que Rodrigo Guzmán pueda regresar
Berkeley se vuelca a favor de niño deportado
En Berkeley, un grupo de niños realizan una campaña para traer de regreso al país al niño Rodrigo Guzmán de nueve años, en la foto.
Foto: suministrada

La progresista ciudad de Berkeley y en especial sus niños, se volcaron a favor del regreso al país de Rodrigo Guzmán, un menor de nueve años a quien en enero pasado, las autoridades de migración impidieron el ingreso a él y su padre, cuando regresaban de México.

Esta semana el concejo de la ciudad votó de manera unánime por la resolución “Traigan de regreso a casa a Rodrigo- Los niños por los niños” que urge al presidente Barack Obama, a la congresista Barbara Lee y a la senadora Dianne Feinstein a crear una ley especial para permitir que el menor y su familia pueda retornar al país y estar aquí legalmente.

“Traer a ‘Rodrigo de Regreso, los Niños por los Niños’ le pone una cara humana a la necesidad de una reforma migratoria. Las declaraciones de sus compañeros de clase de cuarto grado son conmovedoras al abogar por traerlo de regreso a casa y sus clases”, dijo el concejal de Berkeley, Kriss Worthington.

Agregó que “los niños están aprendiendo mucho del proceso democrático. Están aprendiendo acerca de la tecnología al usar Skype en una junta del Concejo y emplear el juego de computadora minecraft al conectar a los niños con Rodrigo”.

Rodrigo Guzmán fue traído por sus padres a los dos años de edad a Berkeley. Cursaba el grado cuarto en la escuela elemental Jefferson cuando sus padres decidieron viajar a México para renovar su pasaporte mexicano.

“Estaba vencido y para que no sospecharan que estábamos en el país sin papeles, fuimos a México a renovarlo. Intentamos regresar con nuestras visas de turistas que no estaban expiradas. No pensamos que los agentes de migración sospecharían de nuestra situación y nos impedirían el acceso. Fue un error pero nos arriesgamos porque el pasaporte mexicano era nuestra única forma de identificación aquí”, se lamenta Reyna Díaz Mayida, madre de Rodrigo.

“Estamos ahora en una situación muy precaria, viviendo con mi madre en Cuernavaca. Ella sólo vive de una pequeña pensión que le dejó mi padre. Nosotros dejamos todo en Berkeley”, expresa la madre.

“Yo me siento muy mal. Estoy muy triste y deprimido. Extraño a mis amigos, mi maestra, mi escuela. No estoy en el lugar donde he estado toda mi vida y estoy enojado con la ley”, dijo a La Opinión vía telefónica Rodrigo con voz apagada.

A petición de los compañeros de clase de Rodrigo y sus padres, el Distrito Escolar Unificado de Berkeley aprobó también de manera unánime una resolución el pasado 13 de marzo para apoyar el regreso del menor.

“Este es el momento para ponernos de pie como César Chávez, Yuri Kochiyama y Dolores Huerta para pelear por los derechos de Rodrigo. Tenemos que hacerlo porque él no puede hacerlo por si mismo”, dijo Kyle Kuwahara, uno de los compañero de Rodrigo que participa en la campaña para traerlo de regreso a Berkeley.