Hijo negado por 41 años no pedirá dinero al líder de Mita

Samuel Beníquez asegura que lo único que buscaba era certificar que su madre decía la verdad cuando señalaba a Aarón como su padre

Guía de Regalos

Hijo negado por 41 años no pedirá dinero al líder de Mita
Aarón, líder máximo de la Congregación Mita, no ha emitido declaraciones sobre su paternidad.
Foto: Archivo

San Juan, 27 mar – Samuel Beníquez afirmó que no interesa pedir remuneración económica alguna a su padre Teófilo Vargas, líder de la congregación Mita conocido como Aarón, luego de que mediante un largo proceso judicial se diera a conocer por pruebas científicas su parentesco.

“La demanda fue por dignidad, no tiene ningún reclamo económico. No hemos pedido dinero. Eso han sido calumnias (de los miembros de la congregación)”, expresó Beníquez.

El abogado de Beníquez, Nicolás Nogueras, reiteró que “no fue una lucha económica”, por lo que “no lo hemos pensado (pedir la manutención que nunca dio). Y no lo hemos pensado porque lo primordial era establecer el vínculo por un llamado de dignidad y afectivo”.

Tras el veredicto dado emitido el lunes, por la jueza Arleene Sellés, en la sala del Tribunal Superior “fue un absoluto silencio. Se asemejaba mucho a un lugar en el que no se puede ni hablar ni compartir”, detalló el letrado.

“Nos hemos sentido súper felices, renovados, después de tantos años de lucha en los tribunales y en los medios de comunicación. Es indescriptible”, detalló Beníquez a Inter News Service (INS) en entrevista telefónica.

Nogueras indicó que tuvo una mezcla de sentimientos, ya que sintió “alegría y satisfacción porque se realizaron los esfuerzos necesarios para que pudiera establecerse la paternidad biológica de don Teófilo. (Sentí tristeza porque) no noté la reacción de un padre hacia su hijo, ni tan siquiera un gesto de iniciar una amistad”.

El hasta ahora único hijo del máximo líder de los Mita manifestó su interés de reestablecer relación con su padre, “como todo hijo (pero) entiendo que depende de él. Él tiene claridad (aún con sus 91 años), es una persona fuerte y tiene la capacidad (de reivindicarse)”.

Beníquez no descartó que Vargas tenga otros hijos, a pesar de que no tiene ninguno reconocido públicamente.

“Esperaría que no le hicieran ningún daño a Aarón o lo sacaran del poder (de la congregación). Él pudo haber dicho la verdad más temprano, desde 1971 (año en que nació Beníquez) y todo esto se hubiese evitado”, agregó el hombre de 41 años.

El abogado de Beníquez indicó que la más afectada en todo el proceso judicial, que ha tardado 10 años, ha sido la madre, Antonia Beníquez Seguí, ya que ha estado “más reservada y con un sufrimiento diferente”.

Beníquez Seguí “tuvo un hijo y se le forzó a participar en el proceso de su adopción”, afirmó Nogueras.

De acuerdo al letrado, muchas personas amenazaron, tanto Beníquez como a su madre, para que se quedaran callados y desistieran del proceso judicial.

“Creo que ellos (madre e hijo) deben buscar ayuda profesional, religiosa o espiritual, porque el estado en que ambos han estado es uno de ansiedad variada con depresión y después eso desarrolla unas limitaciones en el compartir con los demás por vergüenza”, declaró Nogueras.

El abogado recordó las múltiples ocasiones en que muchas madres acuden “angustiadas” a los tribunales “a reclamar una pensión ridículamente baja”.

Cuestionó “hasta dónde un religioso o cualquier padre puede litigar para evitar ser encontrado padre de una criatura que ayudó a concebir”.

Nogueras reconoció, no obstante que el “sistema (jurídico) funcionó con Beníquez” y comparó el caso como una lucha entre David y Goliat.

La jueza les dio a las partes 20 días para que decidieran si terminarán el caso y otorgó cinco días adicionales a los demandantes para cualquier otro reclamo.