Todo queda en la misma casa

León y Pachuca, de un mismo dueño, aburren y se quedan en cero
Todo queda en la misma casa
El defensor Óscar Rojas (izq.), de Pachuca, desarma al atacante Darío Burbano de León en un trámite del partido de ayer.
Foto: MEXSPORT

LEÓN, México.— En un encuentro marcado por errores arbitrales al por mayor, León y Pachuca se hicieron más daño pegando patadas que con goles, y terminaron con un frío 0-0 que desilusionó a la afición presente en el Nou Camp.

Un comienzo intenso pero lleno de imprecisiones, de escasas llegadas al marco y poca claridad en mediocampo era la cara de un encuentro que prometía más en el papel de lo que reflejaba en el terreno.

Pachuca cedió la pelota al León y se dedicó a solidificar su zaga para evitar la explosividad de la Fiera; Britos logró arrancar un grito de emoción a la gente tras llegar con peligro a la portería, pero la respuesta la tuvieron los Tuzos, cuando Suárez desbordó por izquierda y cruzó de más su disparo.

La segunda mitad se emparejó, ya que Héctor Herrera se fue expulsado y dejó el juego diez contra diez, lo que permitió al León tener más espació y poner en predicamentos a la defensa del Pachuca con los embates de Loboa y Burbano.

En la última parte del encuentro, Luis Montes, quien ya estaba amonestado, pegó una patada que derivó en su expulsión, lo que permitió al Pachuca irse al frente con Avilés Hurtado y Cavenaghi, quienes intentaron por todos lados aprovechar la superioridad numérica, pero al final todo quedó en aviso y el encuentro acabó empatado.

Con este resultado los Tuzos se mantienen en el quinto lugar de la tabla con 20 puntos, mientras León sigue hundido con siete unidades en el penúltimo lugar. La Fiera se meterá al Volcán la próxima semana para encarar a Tigres, y los hidalguenses recibirán a los Pumas en el Estadio Hidalgo.

En el partido de cierre de la jornada, Reales de San Luis derrotaron 3-0 a Jaguares con anotaciones de Cuevas, Muñoz y Pérez.