Juramentación con controversia en Bell

Residentes protestan presencia de asambleísta Cristina García en Bell
Juramentación con controversia en Bell
La asambleísta Cristina García (tercera de la izq.) toma juramento a la nueva concejala Alicia Romero (centro). A la izq. Violeta Álvarez, nueva alcadesa de Bell.
Foto: La Opinión - / Marvelia Alpizar

En un ambiente festivo, que se prolongó por más de dos horas con música, comida y baile, las autoridades municipales de la ciudad de Bell dieron la bienvenida a los dos nuevos concejales que resultaron ganadores en las pasadas elecciones del 5 de marzo.

“Esta tarde es muy especial para todos, no solo para nuestra comunidad con el establecimiento de un nuevo liderazgo mediante un proceso electoral abierto y transparente sino también para nosotros, que nos sentimos muy emocionados esta noche”, dijo el alcalde de Bell, Alí Saleh, durante la juramentación que se llevó a cabo el martes en el Centro Comunitario de Bell.

“Es una celebración después de dos campañas, largas y exitosas y nos sentimos satisfechos cuando vemos las metas que hemos alcanzado en los últimos dos años. También hay un sentimiento de gratitud y de profundo aprecio que sentimos por colegas que nos han dado tanto por esta comunidad”, añadió Saleh durante la ceremonia.

En una ciudad en que sus autoridades fueron cuestionadas hace un par de años por actos de corrupción que los llevó a juicio, dos latinas resultaron electas para los cargos de concejal. Ana María Quintana y Ana Romero, junto con la nueva alcaldesa Violeta Álvarez, formaran parte de un gobierno municipal de cinco miembros en donde las mujeres serán mayoría. Como en la mayoría de las ciudades pequeñas, se escogió a un alcalde y vice alcalde durante la reunión regular que siguió a la juramentación, cargos que son rotativos y nominales. Violeta Álvarez presidirá como nueva alcaldesa mientras que Ana María Quintana, fue elegida vice alcaldesa.

“Hace dos años me comprometí a trabajar por ustedes bien duro usando mi conocimiento legal, mi conocimiento financiero para arreglar los problemas de Bell y ese compromiso continúa pero también quiero compartir con ustedes un nuevo compromiso en estos cuatro años, que es el de ser una voz para la comunidad”, dijo Ana María Quintana, quien en los últimos dos años ocupó el cargo de uno de los concejales destituidos por los cargos de corrupción y quien ahora será concejal por un periodo de cuatro años.

Por su parte, Alicia Romero resultó electa en una campaña en la que también participó el concejal Danny Harber, quien había asumido el cargo de otro de los destituidos funcionarios de Bell. “Para mí es una celebración a lo que es un servicio para esta comunidad”, dijo Romero, quien se desempeña como decana de disciplina en la Escuela Secundaria Academia Los Ángeles, en el sur de Los Ángeles. “Esta es una ceremonia muy sagrada porque mi gobierno es algo muy sagrado. Esta es mi lucha, mi manera de luchar por nuestro gobierno. Mi vida es la justicia social porque tenemos que dejar este mundo mejor que como lo encontramos”.

Mientras que la juramentación de Quintana estuvo a cargo de la oradora invitada Catherine Sandoval, Comisionada de Obras Públicas de California, Romero fue juramentada por la asambleísta Cristina García. La presencia de García movilizó a un pequeño grupo de ciudadanos a protestar en las afueras del centro, quienes con pancartas multicolores la acusaban de haberle mentido a los residentes de la ciudad de Bell durante el escándalo que conllevó a la destitución de sus oficiales.

“Ella ha hecho daño a esta comunidad. Le mintió a esta comunidad y nos vio la cara de ignorantes, de ingenuos. Vino para acá, dividió a la comunidad, una comunidad que estaba unida y ahora viene a celebrar”, dijo Jimmy Mourad, uno de los residentes de Bell involucrado en la protesta. “Eso es un insulto a la comunidad”.

La asambleísta García no respondió llamadas de La Opinión.

?>