Atletas vencen el temor

NUEVA YORK — La comunidad de corredores local sintió consternación y solidaridad tras las explosiones que dejaron por lo menos dos muertos y más de 100 heridos en la meta de la maratón de Boston.

“Me entró un pavor al imaginarme a alguien que quizá estaba por terminar y a lo mejor no terminó porque lo afectó una explosión”, dijo Ozvely Tala. “A esa altura de la carrera ya no quedan ganas de correr más así que estás totalmente vulnerable”.

Tala, guatemalteco de 49 años, ha corrido la maratón de Boston en cuatro ocasiones; la última de ellas fue en 2009.

El impacto del incidente, que continúa bajo investigación, tocó una fibra no solo entre los corredores, sino también entre los organizadores de la Maratón de Nueva York.

Mary Wittenberg, presidenta y directora ejecutiva de New York Road Runners, que organiza el maratón de Nueva York, indicó que se incrementará la colaboración con las autoridades para garantizar la seguridad de los participantes y espectadores de las carreras y otros eventos que organicen.

“Este es un día trágico para todos nosotros en la comunidad de corredores. Manifestamos nuestro apoyo total a nuestros amigos de la Asociación Atlética de Boston. Todos los aspectos de seguridad para las carreras que organizamos son y siempre serán nuestra prioridad principal. Seguiremos trabajando con la ciudad de Nueva York y el Departamento de Policía conforme planificamos nuestros siguientes eventos”.

Para otros corredores, la tragedia de Boston no merma su deseo por correr en esta competición.

“Aún quiero correr en Boston”, dijo Marisol Rivera. “No por esto voy a dejar de querer correr el maratón. Ese es el sueño de todos los corredores y yo voy a intentar calificar”.

La organización TriLatino, que se dedica a promover la práctica y participación en deportes de resistencia física, indicó que por lo menos dos de sus miembros participaron ayer y que ambos se encontraban a salvo.