BMW renueva la SUV X5

El SUV alemán cuenta para esta ocasión con mejoras en la estética, la tecnología y la motorización; además de ofrecer nuevos opcionales.
BMW renueva la SUV X5
Las mejoras de la BMW X5 son visibles para los aficionados de la marba de Bavaria
Foto: BMW

Tras más de 1 millón 300 mil unidades vendidas con las ediciones anteriores, BMW devela la nueva X5, un todoterreno fabricado en la planta estadounidense de Spartanburg, Carolina del Sur, que tiene la intención de mantener su liderazgo en uno de los segmentos más jóvenes, pero no menos competitivo.

En lo que a estética se refiere, pese a mantener la plataforma, la marca asegura que la nueva generación representa una evolución del modelo. En la zona delantera se destacan los faros dobles redondos que llegan hasta la clásica doble parrilla ovoide, los anillos luminosos aplanados en la parte inferior, las terminaciones cromadas, el listón de diodos y las dos entradas de aire.

Cuando está de lado, su silueta muestra una forma alargada, con un marcado pliegue en la carrocería a la altura de los pasos de ruedas deportivamente abombados. Visto desde atrás, se denota las líneas de orientación horizontal y las superficies de tensas formas que conjugan el aspecto dinámico y el robusto. Más allá de estos elementos que alimentan a la imagen, hay piezas que actúan a favor de la aerodinámica, como las cortinas de aire, las salidas de aire y los deflectores verticales en la luneta.

En la cabina, las novedades continúan gracias a que se mejoró el espacio para los pasajeros y a que hay mayor visibilidad. A favor del conductor, la posición de su butaca está más elevada y el tablero de instrumentos más hacia abajo. Además, el respaldo de los asientos posteriores es abatible en relación de 40:20:40; por lo que la versatilidad es las plazas permite que el volumen del maletero vaya desde los 650 hasta 1.870 litros. La existencia de una tercera fila de asientos es opcional (2+3+2).

De serie, se ofrece un climatizador de dos zonas, Bluetooth, un espejo retrovisor interior con función antideslumbrante automática, regulación de la velocidad con activación de los frenos, accionamiento automático del portón y sistema de mando iDrive con pantalla de control táctil (Touch Controller), entre otros. La amplia gama de opcionales dispone de volante deportivo, volante calefactable, climatizador de cuatro zonas, espejos retrovisores exteriores con función antideslumbrante automática, Soft-Close para cerrar suavemente las puertas, acceso de confort, techo panorámico de cristal, umbrales de las puertas con listones de aluminio, kit de vanos portaobjetos y bolsa para transportar esquíes o snowboards.

Vale aclarar que los niveles de configuración Pure Experience y Pure Excellence, así como kit deportivo M, otorgan la posibilidad de personalizar tanto el equipamiento exterior como el interior. Otros opcionales son la pantalla Control Display independiente de hasta 10,25 pulgadas, el botón de mando Touch Controler con superficie táctil en combinación con el sistema de navegación, materiales de alta calidad, mayor cantidad de vanos portaobjetos, sistema de audio Bang & Olufsen High End Surround, asientos posteriores de confort y un sistema de entretenimiento para los ocupantes de los asientos posteriores, con dos pantallas.

El servicio de conserje, los servicios remotos, la llamada inteligente de emergencia, la información sobre el tráfico en tiempo real, el acceso a Internet, la utilización de Facebook y Twitter, la función de dictado con detección de voz para escribir e-mails, SMS y las notas; son otras funciones disponibles en la nueva X5.

Para mayor seguridad de los pasajeros, BMW añadió y optimizó el Head-Up Display, el sistema de visión nocturna Night Vision con detección de personas y animales, así como con haz de luz dirigible Dynamic Light Spot; la información sobre límites de velocidad, el Driving Assistant con las advertencias de cambio de carril y de acercamiento con función de frenado incluida, el sistema de visión panorámica Surround View con imagen de 360 grados, el asistente para aparcar con guiado longitudinal y lateral, el Driving Assistant Plus con sistema de regulación automática de la velocidad con función Stop and Go y el asistente de conducción en retenciones en autopistas.

Al margen de la carrocería, el confort y la tecnología, fiel a su costumbre, BMW sale al mercado mundial con distintas versiones que se acoplan a distintos tipos de mecánicas. El xDrive50i con el motor V8 de gasolina de nueva generación logra generar 450 HP; mientras que el xDrive30d con propulsor diésel mejorado de seis cilindros en línea eroga un poder de 258 HP. Por su parte, el M Performance M50d, también con impulsor diésel de seis cilindros con carga turbo de tres fases genera 381 HP. Para diciembre de 2013 se planea ampliar la gama con la inclusión del xDrive40d, el xDrive35i, el xDrive25d y el sDrive25d con emisiones de CO2 de apenas 149 g/km.

En todos los casos trabaja a la par una caja de cambios automática de ocho marchas que, junto a las optimización del peso, la aerodinámica y la función Auto Start Stop, con modo ECO PRO, con modo de planeo y asistente previsor, benefician al consumo.

A excepción de su costumbre, esta será la primera vez que la X5 no tendrá tracción total permanente en todas sus variantes, puesto que la sDrive25d sólo traccionará en un eje. Con el fin de adaptar el manejo y la maniobrabilidad se puede regular, desde la consola central, el estilo de conducción mediante las funciones Confort, Dynamic, Professional y M.

La comercialización de este nueva generación comenzará en Europa en el mes de noviembre de 2013, para luego emigrar hacia los diferentes mercados del mundo.