Salvadoreños deportados llegan con trastornos emocionales

Muchos deportados desde México presentan cuadros depresivos
Salvadoreños deportados llegan con trastornos emocionales
Grupo de salvadoreños deportados llegan al Centro de Atención a Repatriados, donde se les brinda apoyo sicológico.
Foto: Roger Lindo / Especial para La Opinión

SAN SALVADOR — Con frecuencia los hombres y mujeres salvadoreños deportados desde México llegan desmoralizados y, algunos de ellos, con serios problemas emocionales, al haber pasado por experiencias que los han trastornado.

Según explica Sandra Quintanilla, sicóloga del Departamento de Recepción de Migrantes, adscrito a la Dirección de Migración y Extranjería, algunos de los deportados presentan cuadros depresivos.

En el Centro de Atención a Repatriados, a donde recientemente llegó un autobús con parte de 77 salvadoreños, que junto con 50 guatemaltecos y 23 hondureños, habían caído en manos de una banda de pistoleros que quería extorsionarlos, según una primera versión del Gobierno de México.

Aparentemente sus familiares habían sido contactados telefónicamente por los plagiarios para exigirles pagos por su liberación.

Esta versión fue después corregida por las autoridades de ese país.

“Para nosotros fue una experiencia bien fuerte porque la idea de nosotros era pasar al otro lado”, dice Olga Martínez, de 36 años y madre de tres chicos.

Después de recibir una cajita con un refrigerio y un estuche con artículos de limpieza, los migrantes son entrevistados por personal del centro de repatriados y les ofrecen ayuda psicológica. Enseguida les ofrecen acceso a un teléfono para que puedan comunicarse con sus familiares, les toman las huellas digitales, y si lo requieren, son trasladados a una terminal de autobuses.