Fed quitaría incentivo

Podría perder EEUU su estímulo monetario debido a 'mejor economía'
Fed quitaría   incentivo
Un comerciante escuchaba ayer el anuncio del presidente de la Fed, Ben Bernanke, sobre retirar en partes el estímulo monetario.
Foto: EFE

WASHINGTON, D. C.— La Reserva Federal (Fed, banco central) de Estados Unidos dejó ayer la puerta abierta al inicio de una retirada progresiva del agresivo plan de estímulo monetario a partir de finales de 2013 y hasta su eliminación total, a mediados de 2014, ante la mejora de las perspectivas económicas en el país.

En un comunicado que se divulgó cuando cerraba la reunión de dos días del Comité de Mercado Abierto (FOMC), la Fed afirmó que los “riesgos negativos” para la primera economía mundial habían disminuido. De hecho, en sus nuevos pronósticos la Fed adelantó en un año, para 2014, respecto a lo previsto en marzo pasado, el descenso de la tasa de desempleo al 6.5%.

La Reserva Federal ha marcado esta cifra como “umbral” para considerar la retirada del multimillonario plan actual de compra de bonos por valor de 85 mil millones de dólares al mes. En la actualidad, el desempleo se encuentra en 7.6%. Poco después, el propio presidente de la Fed, Ben Bernanke, afirmó en una rueda de prensa que “sería apropiado moderar el ritmo mensual de compras a finales de este año” para concluir “a mediados de 2014”, de cumplirse con estos pronósticos de consolidación de la recuperación.

Se trata del comentario más claro acerca de cuándo se daría inicio a la marcha atrás en el plan de estímulo puesto en marcha por el actual presidente de la Fed, que concluye su mandato precisamente a comienzos del próximo año.

No obstante, cauto como es habitual, Bernanke matizó que lo que estudia ahora el banco central es reducir el volumen de inyección de liquidez a la economía y descartó una posible subida de los tipos de interés de referencia en el futuro próximo.

Para explicarse con más claridad, recurrió a un símil automovilístico e indicó que “se trata de levantar el pie del acelerador a medida que la velocidad avanza, pero no de aplicar los frenos”. Los “frenos”, aclaró, son los tipos de interés de referencia que se mantienen a niveles excepcionalmente bajos, de entre 0% y 0.25% desde el estallido de la crisis financiera en 2008. “Tocar los frenos aún queda lejos”, dijo, y señaló que espera hacerlo hasta 2015.

Durante su encuentro con la prensa, Bernanke remarcó la importancia de una comunicación “clara” de la política de salida del agresivo plan de estímulo monetario y reiteró que en cualquier caso depende de la evolución de la economía.

“Nuestro programa de compras está vinculado con lo que ocurre en la economía. Si la economía no mejora dentro de los parámetros esperados, ofreceremos apoyo adicional”, indicó Bernanke.

De acuerdo con sus nuevos cálculos, la economía de EE.UU. se expandirá entre un 2.3% y el 2.6% este año y repuntará el próximo a un ritmo de entre 3% y 3.5%.

También indicó que la inflación, el segundo cometido del mandato de la Fed junto con la promoción del pleno empleo, se ha ralentizado recientemente, pero se espera que suba ligeramente a medida que avanza el año hasta el nivel del 2% fijado como meta.

La dosis justa de anticipación y prudencia coincide con lo sostenido por diversos miembros de la Fed, como el presidente de la poderosa Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, quien afirmó recientemente: “queremos asegurarnos de que los mercados no reaccionan exageradamente a nuestra retirada del estímulo.”

Precisamente, los mercados ofrecieron su veredicto esta tarde al cierre, poco después de que Bernanke concluyera sus palabras.

La Bolsa de Wall Street cerró hoy con fuertes descensos y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, perdió un 1.35%.

La próxima reunión de la Fed está prevista para el 30 y el 31 de julio, aunque en esa ocasión Bernanke no comparecerá ante los periodistas.