Zimmerman disparó a Martin “porque quiso”, alega fiscal

La fiscalía en el caso de asesinato contra el exvigilante comunitario intenta rebatir a la defensa que plantea que su cliente actuó en defensa propia
Zimmerman disparó a Martin “porque quiso”, alega fiscal
De ser declarado culpable, Zimmerman podría afrontar una condena de cadena perpetua.
Foto: EFE / Joe Burbank POOL

Miami (EE.UU.) – La Fiscalía de Florida (EE.UU.) expuso hoy en un tribunal del estado los argumentos orales con los que intenta convencer al jurado de que George Zimmerman, acusado de asesinato en segundo grado, mató a sangre fría y por motivos raciales al adolescente negro Trayvon Martin.

Dieciséis meses después de que Zimmerman, de 29 años, matara en 2012 de un tiro a quemarropa a Martin, de 17, en la pequeña población de Sanford, en el centro de Florida, comenzó el juicio contra el exvigilante de origen hispano con la exposición de los argumentos orales.

Los padres, presentes en la audiencia y visiblemente emocionados, lloraron en varias ocasiones durante la exposición pausada de los hechos que hizo John Guy, uno de los fiscales del caso que ha convulsionado Estados Unidos y convertido este proceso judicial en uno de los más mediáticos de los últimos años en el país.

Guy retrató a Zimmerman como un vigilante que “disparó porque quiso” al adolescente negro desarmado y que lo hizo influido por motivos raciales y no en defensa propia.

“La policía le dijo (a Zimmerman) que no siguiera a Trayvon Martin “ni se enfrentara a él, solo que observara y llamara” para detallar lo que sucedía, pero el vigilante del condominio desoyó esta orden y asesinó al joven, fue tajante el fiscal.

“No era necesario que le siguiera (a Martin), ni lo tenía que haber hecho, ni Martin se le enfrentó. Eso no pasó”, reiteró Guy, al tiempo que llamó la atención al jurado de seis mujeres sobre los resultados que arrojan las pruebas de ADN practicadas en el lugar del suceso.

“Las pruebas físicas de ADN son irrefutables” y muestran que Martín no golpeó en el rostro a Zimmerman, como éste asegura, porque no se ha hallado sangre del exvigilante en los puños del adolescente negro. “Sólo aparece una pequeña abrasión en un dedo de la mano izquierda de Martin debido a un anillo” que llevaba puesto, agregó el fiscal.

En ningún caso se ha encontrado ADN de Martin en la pistola con la que le disparó mortalmente el vigilante, cuya versión ha sido siempre que el primero le golpeó y tiró al suelo antes de que le disparara.

La muerte del adolescente afroamericano se produjo cuando Martin regresaba el 26 de febrero de 2012, cuando ya había caído la noche, a la casa de la pareja de su padre y caminaba por la urbanización con la capucha del suéter puesta, lo que despertó las sospechas de Zimmerman.

En la vista judicial de hoy, Zimmerman, vestido con traje oscuro, camisa blanca y corbata, se vio fatigado y con el rostro muy serio mientras escuchaba los argumentos orales de la Fiscalía y la defensa.

De ser declarado culpable, podría afrontar una condena de cadena perpetua.

“Zimmerman no es culpable de asesinato. Disparó a Martin en defensa propia tras ser brutalmente atacado por éste”, replicó la defensa en el comienzo de su exposición.

El exvigilante se acogió en su defensa a la polémica ley de Florida “Stand Your Ground” (Defiende tu posición”), que permite a las personas recurrir al uso de la fuerza para defenderse si tienen un temor razonable de sufrir un grave daño físico.