La cima sigue a su alcance

Greinke guía a los Dodgers con gran faena a vencer a los Rockies
La cima sigue a su alcance
Zack Greinke realiza un lanzamiento al plato en el segundo inning del juego de ayer contra Colorado en el Dodger Stadium.
Foto: AP

Don Mattingly dijo antes del partido que necesitaban mantener el ritmo acelerado de los últimos juegos (14-3 en 17 partidos) para entrar a la pausa del Juego de Estrellas con ese aliciente que genera confianza.

Zack Greinke se encargó de complacer los deseos de su piloto y con una formidable faena condujo a los Dodgers a un triunfo de 1-0 ante los Rockies de Colorado en un raro partido que comenzó a media tarde y concluyó a la hora del crepúsculo.

Los 51,992 aficionados congregados en el Dodger Stadium (décimo lleno completo de la temporada) celebraron la sexta victoria en los últimos 7 encuentros que mantiene a los angelinos en el segundo lugar de la División Oeste con récord de 47-46.

La única carrera de un juego cerrado fue obra de roletazo al campo corto de Hanley Ramírez y anotada por Skip Schumacher en el mismo primer eposidio.

Schumacher abrió el inning con doble y avanzó a tercera con roletazo de Adrián González. Era todo lo que necesitaba Greinke, que lució como en sus mejores momentos de su notable carrera.

El veterano pitcher derecho subió a la lomita ayer con el firme propósito de repetir el efectivo trabajo de su salida anterior en la que apenas toleró dos hits y ponchó a siete en siete innings ante los Diamondbacks, en Arizona.

Greinke tiraba juego perfecto hasta que en la apertura del quinto inning, luego de ponchar a Michael Cuddyer, Todd Helton rompió su cadena de ceros al dispararle hit al bosque central.

El segundo y último hit que permitió fue un roletazo sobre segunda de Jonathan Herrera en el sexto.

“En mis últimas tres salidas he estado bien y eso te da confianza”, dijo Greinke tras cumplir con la cuarta blanqueada de su carrera y primera desde el año 2009 cuando ganó el premio Cy Young.

“He tratado de divertirme en estos partidos sin meterme presión y eso es indispensable para un pitcher y para cualquier pelotero”, agregó Greinke, quien ponchó a nueve e hizo 110 lanzamientos (80 fueron strikes).

Retiró en orden a los últimos 13 bateadores.

Greinke es uno de los responsables de que los Dodgers continúen en la pelea por la cima del Oeste. Prueba de ello es que no ha permitido carreras en 16 innings consecutivos.

“Es placentero ver a un lanzador tirar con confianza. No hubo ofensiva de parte nuestra, pero Zack se mantuvo arriba en la cuenta contra casi todos los bateadores”, manifestó Mattingly después del partido.

“En el octavo episodio cuando venía a batear ‘CarGo’ [el toletero zurdo venezolano Carlos González] le pregunté que cómo se sentía… Ya tenía calentando a Paco [Rodríguez, pitcher relevista zurdo] y me respondió que no me preocupara, que de eso se encargaba él y lo hizo”, añadió el dirigente blanquiazul.

Por otro lado, Yasiel Puig no estuvo en el lineup de apertura por primera vez después de 36 juegos seguidos, debido a una dolencia en la cadera izquierda, posiblemente producto de aquel choque contra la pared de la barda en el Coors Field de Colorado el pasado 3 de julio.

“Si un pelotero no está en condiciones de jugar no debe jugar. Puig quería hacerlo escondiendo su dolor. Ya veremos cómo amanece mañana [hoy]”, dijo Mattingly en su charla cotidiana con los medios. La condición de Puig será revisada día a día.

Algunos observadores, incluso el mismo Mattingly, consideran que Puig acelera demasiado, a veces en casos innecesarios.

Al respecto, el novato cubano respondió que: “Es mi forma de jugar. No creo cambiar”.