Épica remontada en Brasil

Atlético Mineiro borra desventaja de dos goles y gana la Libertadores en penales
Épica remontada en Brasil
jugadores del Atlético Mineiro celebran la victoria ante el Olimpia en el partido de Copa Libertadores 2013 disputado en Belo Horizonte.
Foto: EFE

RÍO DE JANEIRO, Brasil (EFE).— El Atlético Mineiro se alzó ayer con su primera Copa Libertadores en una dramática tanda de penaltis, con aires de gesta, después de haber remontado con pundonor y sufrimiento los dos goles que tenía de renta el Olimpia (2-0).

El equipo de Ronaldinho tuvo que vivir una nueva eliminatoria de aires épicos, decidida desde los penaltis, a las que parece haberse acostumbrado en esta Libertadores.

Se clasificó a las semifinales gracias a un penalti salvado en el descuento ante el Tijuana y necesitó acudir a los lanzamientos de once metros contra el Newell’s para acceder a la fase decisiva.

La final no podía haber sido diferente, ayer tuvo que levantar los dos goles recibidos en Asunción en la ida y lo hizo sobre la campana, con un remate de cabeza de Leonardo Sila a cuatro minutos del final, que se sumó al tanto inicial de Jo al 46′.

“Es una alegría muy grande, tener el placer de hacer todo esto, tengo que dar las gracias a Dios”, expresó Ronaldinho, el astro de Mineiro que sumó el trofeo a una vitrina personal que incluye la Liga de Campeones con el Barcelona y la Copa del Mundo de 2002 con la selección brasileña.

“No es fácil llegar a un momento como una final de la Libertadores”, dijo.

La primera parte fue del Olimpia, que ató las manos del Atlético Mineiro con un dibujo totalmente defensivo, pero el equipo brasileño, liderado por un Ronaldinho intermitente, terminó imponiendo su técnica y su superioridad física en la segunda mitad.

En una prórroga emocionante, a pesar de contar con un hombre a más por la expulsión de Julio Manzur, el Atlético malogró sus ocasiones y decidió su suerte desde el punto de cal.

El Olimpia fue a Belo Horizonte dispuesto a vender cara su piel y por ello, el técnico Ever Hugo Almeida planteó una línea de cinco defensas que complicó mucho la labor al equipo brasileño que vio frustrados sus planes de reventar el partido desde el comienzo.

Muy a pesar del equipo local, en los primeros minutos parecía más enchufado el equipo paraguayo, con un impecable planteamiento táctico que impedía la progresión de su rival.

La entrega de los brasileños dio resultado con el gol de Leonardo Silva que forzó el alargue, en el que los brasileños llevaron la voz cantante aprovechando su superioridad numérica, por la expulsión de Manzur a siete minutos del final.

Réver estrelló un balón en el travesaño y el Olimpia también dispuso de un par de ocasiones, pero el partido se encaminó a los penaltis, en los que Víctor paró el primero.