31 heridos del ‘trenazo’ en España siguen en estado crítico

Más de treinta de los 71 heridos del accidente ferroviario en Santiago de Compostela, España, permanecen entre la vida y la muerte, mientras el maquinista del tren Avia ya fue imputado por homicidio imprudencial.
31 heridos del ‘trenazo’ en España siguen en estado crítico
Sigue el drama en España tras el accidente del tren Avia de Renfe en Santiago de Compostela.
Foto: EFE

Santiago de Compostela (España).- Un total de 71 personas heridas en el accidente de un tren en Santiago de Compostela siguen hospitalizadas, de las que los casos más preocupantes son los de 31 que están diagnosticados como críticos, informaron hoy las autoridades sanitarias de Galicia.

De los casos críticos veintiocho son adultos y otros tres menores de edad.

De la cifra total de heridos ingresados en diversos hospitales gallegos hay nacionales de Argentina, Venezuela, Colombia, Perú, Estados Unidos y Reino Unido, aparte de españoles, que son mayoría.

El accidente del pasado miércoles por la noche en las proximidades de Santiago de Compostela causó 78 muertos y centenar y medio de heridos.

Actualmente quedan 71 en diversos centros sanitarios de Galicia.

El conductor del tren que descarriló el pasado miércoles en Santiago de Compostela, Francisco José Garzón, recibió hoy el alta médica y fue trasladado a una comisaría de policía, donde se le comunicó la imputación por un delito de homicidio por imprudencia.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, hizo ese anuncio ante la prensa en una comisaría de Santiago de Compostela.

Con anterioridad, en una visita al lugar del accidente, Fernández Díaz se había limitado a justificar la detención del maquinista con el argumento de que habían “claros indicios para ello”, sin dar más detalles.

El titular español de Interior confirmó que el conductor del convoy será puesto a disposición judicial antes de mañana domingo por la tarde, plazo límite de las 72 horas en las que, según la ley, puede estar como detenido en manos de la Policía.

Ante los agentes que le interrogaron ayer en el hospital en el que estaba ingresado Garzón se acogió a su derecho legal a no declarar y optó por guardar silencio.

El conductor ha rechazado recibir ayuda psicológica, supo Efe de fuentes sanitarias.