Eugenio Derbez disfruta de su gran éxito

Seis días después del estreno de 'Instructions Not Included', el actor mexicano habla del sorpresivo triunfo del filme que dirigió, co-protagonizó y co-escribió.

Eugenio Derbez disfruta de su gran éxito
El actor abraza a Loreto Peralta en una escena de 'Instructions Not Included'.
Foto: Pantelion Films

Por si no estaba claro el pasado fin de semana, cuando logró la cuarta posición con $10.4 millones recaudados en tan sólo 348 pantallas (frente a los, por ejemplo, sólo $4.5 millones de la cinta de acción Getaway, con Selena Gómez, proyectada en más de 2,100 salas), el martes y el miércoles pasados, según Boxofficemojo.com, Instructions Not Included se colocó en tercera posición de la taquilla nacional.

Pero no sólo eso: lo importante es el promedio por pantalla. La cinta dirigida y protagonizada por Eugenio Derbez dejó claro esos dos días que el público la adora y el boca-oreja está funcionando a su favor.

De hecho, los $1,698 que logró de promedio por sala el miércoles se convirtieron en la cifra mayor de toda la taquilla nacional (la cinta número uno, Lee Daniels’ The Butler, obtuvo una media por pantalla de $317).

Es por esa razón, por ese éxito insospechado, que a partir del viernes, esta comedia melodramática para toda la familia amplía considerablemente su campo de acción, doblando sus cines y aumentando el número de ciudades en las que se proyecta.

Por supuesto, la persona que más contenta está por este triunfo es el mismo Eugenio Derbez, que precisamente el lunes cumplió 51 años, por lo que se trató de un verdadero regalo de cumpleaños.

La Opinión habló vía telefónica con el cineasta mexicano sobre el éxito de su película:

– Cada año hay una o dos películas ‘latinas’ que triunfan pero luego ese éxito no tiene continuidad en la taquilla. Tu película, ¿podría romper ese ciclo, o eso es demasiada responsabilidad?

E.D. – Siempre hay responsabilidad. Siempre es muy fuerte. Pero lo que estamos logrando es empezar a jalar público angloamericano, que no era lo que esperábamos. Sinceramente, nosotros esperábamos que llegara a los latinos. Intentamos en algunas estaciones [en inglés] de poner algunos anuncios, pero nunca pensamos que ese fenómeno se diera. [Por ello], ahora se ha abierto el mercado y, en lugar de las 347 copias, se pasa a 717 copias y 45 ciudades más a partir de [viernes]. Y ya empezaron a hablarnos los noticieros [en inglés]. Ahorita [jueves] tuvimos una entrevista con Larry King, mañana [viernes] vamos con Jimmy Fallon…

– Es un ‘crossover’ muy poco habitual. ¿Cuál ha sido el problema hasta ahora y qué tiene tu película que lo ha resuelto?

E.D. – ¡Ay! Podría decir muchas cosas, pero nadie tiene la fórmula del éxito. Deduzco que pueden ser muchas cosas, pero seguro, seguro, no sé qué pasó. La verdad es que es una historia hermosa. Y lo que más me ha impactado es ver cómo afecta a la gente. Sale del cine, después de haber estado riendo durante más de hora y media, con lágrimas en los ojos, conmovidos con la historia. No esperaba que conectara tan bien con la gente. Yo creo que eso es lo que ha provocado un buen trabajo de boca [a oreja]. Por otro lado, a los latinos no se les había dado un producto familiar al que pudieran llevar a la abuelita, a los hijos… Normalmente las películas mexicanas [tratan] más de las drogas, el narcotráfico, la violencia. Son más para adultos, más oscuras. [Mi película] conecta más con la gente latina y además tiene mensaje, y te ríes y te toca el corazón. Todo eso sumó. Y al mercado [en inglés] le ha entrado la curiosidad por ver por qué los latinos están yendo a ver esta película.

– Cuando escribiste el guión, ¿eras consciente de ese posible éxito?

E.D. – Sí lo pensé, desde un principio. Todo empezó en México, donde quería hacer cine, pero no me contrataban porque venía de la televisión. Me di cuenta que la única forma de hacer cine iba a ser produciendo mi propia película. Me senté a escribirla junto con otros dos escritores y empezamos a meter elementos cruciales para el “crossover”: por eso empieza en México y termina en Estados Unidos, se habla inglés y español, [usa] actores [anglosajones]… Se pensó en todos esos elementos, pero cuando estrenamos [la película] nunca pensé que iba a suceder [este éxito].

– ¿Qué es lo que aprendiste de la televisión?

E.D. – Todo. Ha sido la mejor escuela que he tenido en la vida. Ha sido una bendición. La gente [de cine] en México no son muy fans de los que venimos de la televisión. Pero las horas de foro que te da la televisión no te las da nada en el mundo. Conozco bien qué hace reir a la gente, qué hace reir a mi público, qué mecanismos funcionan y cuáles no. El dirigir mi programa [de televisión] me dio muchas tablas para ponerme en un “set” de cine, que es muy difícil, pero me dio muchas tablas para hacer la película. Si no hubiera sido por la televisión, no existiría esta conexión que logró la película con la audiencia.

– A veces un éxito comercial no equivale a que tu siguiente proyecto sea más fácil financiarlo…

E.D. – Así es. Nunca ha sido una garantía y soy consciente de eso. Yo ahorita tengo un par de proyectos, pero vengo de un mundo donde no hay mucho dinero, [así que] los proyectos que tengo son de un presupuesto similar a los de [Instructions Not Included], justo porque sé que no puedo hacer proyectos más grandes. En el peor de los casos, tendré una película con similar presupuesto o menor que ésta.

– Hollywood probablemente te llame a la puerta para hacer un ‘remake’… o quizás ya lo ha hecho.

E.D. – No, hasta ahorita no ha sucedido. Lo pensé… pero como es una película que habla de un hombre que habla español y donde hay una niña que usa como intérprete… yo siento que la película ya le habla al mercado [anglosajón]. Hacer un “remake”… pues no me lo imagino mucho. Siento que no funcionaría, pero sí estamos abiertos a la posibilidad de venderla para hacer un”remake”.

– La campaña de promoción ha sido constante. Tú has asistido en persona a numerosos eventos, has contactado con el público. ¿Te ha resultado agotador? Y, por otro lado, ¿cuál fue tu control sobre ella?

E.D. – Sí, fue un experimento tanto para Pantelion [la productora] como para mí. Yo nunca había hecho una campaña tan exhaustiva y tan agotadora. Pero es mi deber, es mi película, estoy involucrado en todos los procesos. Por eso les pedí que me pusieran todas las entrevistas habidas y por haber, desde la más a la menos importante. Fuimos a Chicago, Nueva York, Dallas, Houston, Miami, Los Ángeles…. a los shows pequeños y grandes de radio y televisión. Empezamos a las 5:00 a.m. y acabamos a las 10:00 p.m. Es una de las cosas más agotadoras de mi carrera, pero creo que ha dado un resultado maravilloso.

– Muchas estrellas siguen sin entender esa necesidad de promocionar sus filmes de forma tan intensa…

E.D. – Sí… Muchas veces no les interesa cómo la va la película en la taquilla o están muy cansados… o, a veces, también sale lo que llamamos el “estrellismo” y no quieren cooperar. Pero en mi caso, como soy el productor, director, actor, me interesa que la película funcione a todos los niveles. Por eso no me importó que la campaña fuera tan exhaustiva, y afortunadamente dio muy buenos frutos.