Sin noticias del espionaje

México espera los resultados las investigaciones sobre la NSA
Sigue a La Opinión en Facebook
Sin noticias del espionaje
El embajador de México ante la Casa Blanca, Eduardo Medina, recordó que el tema se discutió en la cumbre del G20.
Foto: EFE

WASHINGTON (EFE).— México espera con paciencia los resultados de la investigación que prometió Estados Unidos sobre el espionaje dirigido contra ese país por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), dijo ayer el embajador mexicano en Washington, Eduardo Medina Mora.

El Gobierno de Estados Unidos ha prometido investigar el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por su sigla en inglés) contra México y Brasil, destapado recientemente en los documentos filtrados por el exanalista de esa agencia, Edward Snowden.

“Estamos ávidos de escuchar a nuestros contrapartes americanos. Estamos esperando y somos pacientes”, dijo Medina Mora al término de una presentación en el Club Nacional de Prensa.

“Nos ofrecieron una investigación y ésta continúa. Así es que, cuando el Gobierno de Estados Unidos esté listo (con la investigación), nosotros también lo estaremos”, agregó el embajador.

Medina Mora recordó que los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y de México, Enrique Peña Nieto, discutieron el tema durante la reciente cumbre del G-20 en San Petersburgo (Rusia).

En esa ocasión, Obama prometió que su Gobierno investigará lo ocurrido, a la vez que señaló que el trabajo de los servicios de inteligencia de Estados Unidos es “encontrar la información que no está al alcance del público”, y lo que EE.UU. hace “es similar a lo que hacen otros países.”

El jueves, una portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, reiteró que el Gobierno estadounidense responderá a sus socios y aliados “a través de canales diplomáticos, tal como lo hemos hecho cuando ellos han sacado estos asuntos en el pasado.”

Asimismo, la portavoz aseguró que Estados Unidos “no utiliza las capacidades de recolección de inteligencia exterior para robar secretos comerciales de empresas extranjeras para darle una ventaja competitiva a las compañías estadounidenses.”

Harf respondía así a la sugerencia de que la motivación de la vigilancia de EEUU tiene objetivos “económicos y estratégicos”, a raíz del espionaje a la estatal brasileña Petrobras.