Los Houston Texans pierden en casa y se alejan de los Playoffs

Una noche que inicio con tintes de ensueño acabó en pesadilla luego de que los Texans dejaron escapar una ventaja de 18 puntos a su rival los Colts de Indianapolis y su entrenador en jefe Gary Kubiak fue trasladado al hospital
Los Houston Texans pierden en casa y se alejan de los Playoffs
El quarterback notavo del los Texans Case Keenum tuvo una noche buena como titular, pero no fue suficiente ante los Colts de Indianapolis.
Foto: Jesse Maldonado / RUMBO

A pesar de notables actuaciones del novato quarterback Case Keenum y el veterano receptor Andre Johnson los Houston Texans no pudieron romper su racha de cinco derrotas consecutivas y cayeron 27-24 el domingo por la noche en el Reliant Stadium ante los Colts de Indianapolis, que siguen comandando la División Sur. También fue en una noche donde el entrenador en jefe de los Toros, Gary Kubiak fue trasladado al hospital luego de que se desplomó en el terreno de juego cuando se dirigía a los vestidores cuando terminaba el primer tiempo del partido.
Los Texans no perdieron tiempo en establecer sus intenciones de quedarse con la victoria y romper su racha negativa de cinco derrotas al hilo. En el primer avance ofensivo el quarterback novato de los Texans tiro un pase de 62 yardas a Johnson que dejó a su defensa en velocidad y atrapó el ovoide en la zona de anotación, 7-0.
Los Colts y su quarterback Andrew Luck comenzaron a tener problemas con la defensiva de los Texans, que salió inspirada y varias veces frenó los intentos ofensivos de los visitantes.
Mientras que la ofensiva de los Colts batallaba para establecerse, la de los Texans estaba carburando de forma espectacular con Keenum y Johnson conectándose para mantener vivos los avances ofensivos y sería este dúo el que una vez más iba superar la mura defensiva de Indianapolis antes de que terminara el primer cuarto.
Keenum tiro un pase de 41 yardas que Johnson capturó de forma magistral para poner el marcador, 14-0 y la fiesta comenzaba en las tribunas del Reliant. Los Colts se acercaron en el marcador con un gol de campo, 14-3, pero la ofensiva de los Texans estaba incontenible y una vez más se conectaron Keenum y Johnson en un pase de 5 yardas que puso el partido 21-3.
Luck y su ofensiva no pudo superar la presión defensiva de los Toros que constantemente llegaban a interrumpir los intentos de pase del quaterback visitante.
Cuando todo parecía que los Texans se dirigían a la victoria llego un momento que congelo el ambiente electrizante en el Reliant cuando el entrenador en jefe Gary Kubiak se desplomó en pleno terreno de juego cuando agonizaba la primera mitad del partido.
Kubiak cayó sobre sus rodillas con un notable dolor alrededor de la yarda 20, el entrenador intentó levantarse, pero no pudo y fue trasladado en camilla a los vestidores. No se dieron a conocer mayores detalles sobre la salud del entrenador, pero si se informó que no se trataba de un ataque al corazón. Antes de que subieran a Kubiak a la camilla fue notorio que estaba consciente y que estaba comunicándose con el cuerpo médico que lo estaba atendiendo.
Kubiak fue trasladado al hospital y según información que fue divulgada por el equipo el entrenador no se encontraba en peligro y que solamente fue trasladado al hospital por precaución. El coordinador defensivo Wade Phillips se encargó de ocupar puesto de entrenador en jefe el resto del partido.
El golpe anímico fue notable en el comienzo del tercer periodo cuando fue evidente que los Colts comenzaron a meterse en el partido.
Antes de que terminara el tercer cuarto Luck se conecto con su receptor T.Y. Hilton en un pase de 10 yardas para poner el partido, 24-12 pero fue en el cuarto periodo que los visitantes hicieron el mayor daño. Con dos touchdowns sin respuesta de los Texans, los Colts tomaron la ventaja del partido 27-24. Los Toros tuvieron la oportunidad de empatar el partido, pero el intento de gol de campo de Randy Bullock de 55 yardas con cinco segundos en el partido se fue abierto a la izquierda y de esa forma se concretaba la sexta derrota consecutiva. Houston cayó a dos victorias con seis derrotas en la temporada regular, que complicó sus posibilidades de llegar a la post temporada.