Pistolero de LAX permanece sedado en condición crítica

Paul Ciancia, que está fuertemente sedado y bajo custodia en el hospital, podría enfrentar la pena de muerte por asesinar un agente federal y cometer un acto de violencia en un aeropuerto internacional
Pistolero de LAX permanece sedado en condición crítica
La policía está tratando de determinar qué motivó el odio de Paul Ciancia hacia el TSA.
Foto: AP

Paul Ciancia, el hombre que abrió fuego en el aeropuerto internacional de Los Ángeles, donde disparó contra empleados y aterrorizó a los pasajeros, consiguió dos de sus objetivos: matar a un agente de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, siglas en inglés)y demostrar qué fácil es introducir un arma en un aeropuerto.

El ataque mortífero de Ciancia dejó a los investigadores la tarea de determinar qué motivó su odio hacia la agencia formada para garantizar la seguridad de los viajes aéreos después de los ataques terroristas del 2001, pero podría provocar cambios en el sistema de vigilancia en los aeropuertos.

Ciancia recibió cuatro disparos de los policías del aeropuerto, incluso uno en la boca, y está fuertemente sedado y en custodia en un hospital, dijo el domingo un agente de policía. El agente pidió no ser identificado por no estar autorizado a hablar públicamente sobre el caso.

El FBI dijo que tenía una carta manuscrita del agresor en la que manifestó que trataría de matar a varios agentes de la TSA y “provocar temor en sus mentes traidoras”.

El mecánico de motocicletas desempleado se había mudado a Los Ángeles procedente de Pennsville, Nueva Jersey. Un amigo lo llevó al aeropuerto de Los Ángeles el viernes. Poco después, extrajo un fusil calibre 223 de su bolso y disparó, matando a un agente de la TSA e hirió a tres personas, entre ellos otros dos trabajadores de dicha agencia.

Las autoridades no creen que el amigo supiera sobre el plan del atacante. Ciancia llegó al aeropuerto en un Hyundai negro y no tenía boleto para viajar.

Ciancia enfrenta cargos de asesinato de un agente federal y de acto de violencia en un aeropuerto internacional. Los cargos podrían hacer que la fiscalía pida la pena de muerte. No estaba en claro cuándo podría comparecer ante la justicia debido a su estado de salud.

En documentos judiciales y entrevistas, las autoridades dijeron que Ciancia entró en la Terminal 3 del aeropuerto, extrajo su fusil y efectuó varios disparos contra el agente Gerardo Hernández, de 39 años. Subió por una escalera mecánica, pero al darse vuelta y ver que Hernández se movía, regresó para dispararle otra vez, según videograbaciones de vigilancia.

Después, disparó contra otros dos agentes uniformados dea TSA y un pasajero, los que cayeron heridos, hasta que la policía del aeropuerto lo ubicó y le disparó mientras los pasajeros aterrados buscaban refugio en comercios y restaurantes.

Hernández, que trabajaba para el TSA desde hacía tres años, vino a Estados Unidos desde El Salvador a los 15 años. En 1998 se casó con su novia Ana y tuvo dos hijos.