He aquí ‘La bestia’

El libro de Oscar Martínez también nos pone a pensar que en el mundo hay muchos otros migrantes que no importan
He aquí ‘La bestia’
Migrantes usan "La Bestia" para transportarse en su paso por México, y sufren extorsiones y maltratos.
Foto: Archivo / EFE

Migración

Quiero aprovechar esta columna para invitar a los lectores de La Opinión a la presentación del libro The Beast: Riding the Rails and Doding Narcos on the Migrant Trail (La Bestia: montando los trenes y esquivando a los narcos en el camino del migrante) del periodista salvadoreño Oscar Martínez.

La presentación del libro estará a cargo del autor y varios líderes de organizaciones migrantes en el centro de estudios laborales de UCLA frente al parque MacArthur (675 S. Park View) y tendrá lugar el miércoles 4 de diciembre a las 6:00 de la tarde.

The Beast es la traducción del inglés del libro Los migrantes que no importan que Martínez publicó hace un par de años. En el libro se reúnen una serie de crónicas acerca del viacrucis que los migrantes centroamericanos viven a su paso por México. Un de las caras más visibles de ese viacrucis es la experiencia de migrar montado sobre el tren carguero, popularmente conocido como “La Bestia”, que recorre el país de sur a norte. Montados sobre el lomo de “La Bestia”, los migrantes se juegan la vida porque cualquier descuido o una dormitada puede llevarlos a caer y terminar destrozados bajo las ruedas del tren. Arriba y abajo del monstruo de metal hay que librar a criminales dedicados a robar y violar a punta de pistola. El que no cede es empujado desde lo alto del tren.

La otra cara del viacrucis centroamericano son los secuestros y masacres en masa perpetrados contra los migrantes por miembros del crimen organizado. Según lo documenta con detalle el libro de Martínez, las mafias tienen ya bajo su control las redes de coyotes que mueven gente rumbo a Estados Unidos. Pero las mafias también se dedican a secuestrar y extorsionar a los migrantes que viajan en las condiciones más precarias porque saben que hasta las familias más pobres pagan un rescate con tal de salvarle la vida a un ser querido.

Si bien el título del libro en su versión en inglés (The Beast/La Bestia) capta una parte fundamental de la experiencia de los centroamericanos en México, creo que el título original (Los migrantes que no importan) nos llama a reflexionar sobre la dimensión política de esta migración.

Porque ¿a quién no le importa los migrantes asaltados, violados, masacrados y desaparecidos? A los gobiernos de los países centroamericanos, al mexicano y al estadounidense y a una parte de sus respectivas sociedades que prefieren apretarse las narices y voltear para otro lado cuando se descubren las fosas comunes y se desentierran los restos de esos viajeros que partieron pero nunca llegaron.

El libro de Oscar Martínez también nos pone a pensar que en el mundo hay muchos otros migrantes que no importan.

No hay que ir muy lejos: a unas cuantas horas de Los Ángeles, en Tijuana, se van quedando varados muchos de los deportados que ya no tienen casa a donde retornar. Viven en “el bordo”, la canalización del río Tijuana, irónicamente a unos pocos pasos del país que los expulsó. Sobre ellos volveremos la próxima semana.