El IME se encuentra otra vez sin director

Arnulfo Valdivia ha sido ratificado como embajador en Colombia
El IME se encuentra otra vez sin director
Arnulfo Valdivia Machuca, ex director de Instituto de Mexicanos en el Exterior (IME), se va de embajador a Colombia.
Foto: La Opinión - Archivo

MÉXICO, D.F.-—El Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) no tiene director. Arnulfo Valdivia, quien encabezó al organismo durante poco más de 10 meses, dejó ayer el cargo para trasladarse a Colombia como embajador designado por el presidente Enrique Peña Nieto y ratificado por el Senado.

En su lugar, la Cancillería aún no tiene sustituto.

No es la primera vez que la institución clave para la vinculación entre los migrantes mexicanos organizados y el Gobierno de su país se queda sin una cabeza visible. Después de llegar al poder en diciembre de 2012, Peña Nieto tardó un mes y 21 días para nombrar a Valdivia, a pesar de que este fue el enlace en campaña.

Seis meses después, lo colocó en la lista diplomática que dejó al director del IME con un pie fuera hasta el día de ayer que el legislativo dio la luz verde para su traslado al país sudamericano.

“Apenas tuvo tiempo de conocer el terreno”, observó Primitivo Rodríguez, especialista en derechos migratorios. “No concretó nada de lo que plantean los tres documentos que engloban la política de atención a los migrantes, de presidente”.

Estos son el Plan Nacional de Desarrollo, una carta de compromisos a organizaciones migrantes firmada por el propio Valdivia en el período de transición del Gobierno de Calderón así como el programa de campaña de Peña Nieto.

Entre los pendientes que heredará el próximo responsable del IME se encuentran la agrupación integral de los 61 programas en materia migratoria dispersos en 28 dependencias gubernamentales y el apoyo a la credencialización para la ampliación de los derechos políticos del éxodo.

La búsqueda de “talentos migrantes” que ayuden a crear políticas públicas, programas gubernamentales y proyectos educativos, científicos, culturales y artísticos que mejoren comunidades de mediana y alta migración.

Para los analistas del tema, el próximo director del IME deberá buscar mayor autonomía. Rodríguez observa que si bien en la letra el instituto tiene una sana independencia de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en los hechos “es una dependencia de segunda, sin capacidad de acción”.