Piden analizar “prácticas peligrosas” de deportaciones

Los legisladores dicen estar preocupados por abusos de la Patrulla Fronteriza hacia inmigrantes, que incluyen abusos físicos, privación de cuidado médico, y hacinamiento en las celdas de los centros de detención
Piden analizar “prácticas peligrosas” de deportaciones
Los congresistas Lucille Roybal-Allard, de California (en la foto), y Raúl Grijalva, de Arizona, encabezaron el esfuerzo de la carta solicitando la reunión con el director interino de DHS.
Foto: Archivo/Ciro Cesar / La Opinión

Washington.- Un grupo de 39 legisladores demócratas del Congreso ha pedido una reunión con el director interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) Rand Beers para analizar las “peligrosas prácticas de deportación” y los planes de la Patrulla Fronteriza para corregirlas.

La carta, con fecha del pasado día 13 y divulgada este lunes, pide una reunión con Beers para discutir otros asuntos como las condiciones “severamente inadecuadas” en los centros de detención para indocumentados detenidos por breves períodos.

Los legisladores quieren saber los planes de la Patrulla Fronteriza para responder al aumento de muertes en la zona, las condiciones en los centros de detención y las “peligrosas prácticas de deportación”.

La oficina del representante demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, uno de los firmantes, dijo que el grupo no ha recibido respuesta a la misiva del viernes pasado.

“Ya sea con el secretario interino o el nuevo secretario del DHS, existen graves preocupaciones sobre las políticas de detención y los líderes del Congreso quieren asegurarse de que la sede del DHS las está tomando en serio”, dijo Douglas Rivlin, portavoz de Gutiérrez.

“Tanto el Comité Judicial como el subcomité de Inmigración (de la Cámara de Representantes) también están interesados en obtener respuestas y podrían solicitar audiencias”, agregó Rivlin.

Gutiérrez, que ha liderado la lucha por la reforma migratoria en la Cámara Baja, es miembro de ambos comités.

En concreto, los legisladores solicitaron detalles sobre el número de detenidos y las instalaciones bajo control de la Patrulla Fronteriza, las inspecciones en dichos centros, y los planes para mejorar la devolución de bienes confiscados a inmigrantes.

También pidieron detalles sobre el presunto uso de “hieleras”, o celdas de la Patrulla Fronteriza donde los migrantes soportan bajas temperaturas, aunque esa agencia ha negado esas acusaciones. Muchos de los abusos mencionados en la carta a Beers fueron destacados la semana pasada en un informe nacional.

En el 2012, 463 migrantes fallecieron en la frontera sur, el segundo año que ha registrado el mayor número de muertes de indocumentados en los últimos 15 años, según la misiva.

Entre octubre de 2012 y febrero pasado, las autoridades de la Patrulla Fronteriza descubrieron los restos de 70 inmigrantes tan solo en el sector del Valle de Rio Grande, agregó.

Según los legisladores, entre los abusos más frecuentes de la Patrulla Fronteriza figuran los abusos físicos y verbales, privación de cuidado médico, suministro inadecuado de agua y alimentos a los migrantes, violaciones al debido proceso, hacinamiento en las celdas, y exposición a temperaturas extremas.

Además, según las quejas de los migrantes, los agentes han recurrido al uso extendido de luces brillantes que imposibilitan el sueño y la confiscación de bienes personales, incluyendo documentos legales, medicinas y cédulas de identidad.

Los legisladores, encabezados por el demócrata de Arizona, Raúl Grijalva y la demócrata por California, Lucille Roybal-Allard, indicaron que debido a las políticas de deportación, los migrantes con frecuencia afrontan mayores riesgos, especialmente cuando son deportados a ciudades fronterizas que registran altos niveles de violencia y actividad criminal.

“Sí importa cómo hacemos cumplir nuestras leyes y quiénes salen perjudicados en el proceso. No debemos hacernos de la vista gorda al sufrimiendo innecesario, especialmente si ocurre en nombre de la seguridad”, se quejó Grijalva en un comunicado emitido de manera conjunta con Roybal-Allard.