Ser pequeños, ventaja de los niños triquis en la cancha

Los niños deportistas de Oaxaca toman ventaja en el juego de baloncesto con su estatura
Ser pequeños, ventaja de los niños triquis en la cancha
Niños triquis durante la práctica de baloncesto en la preparatoria Saint Bernard de Los Ángeles.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Los niños de la comunidad indígena triqui, en la región mixteca alta de Oaxaca, son pequeños. Y los que conforman el equipo campeón del mundial de baloncesto infantil, no son la excepción. Miden entre 3 y 4 pies de estatura. El más alto tal vez alcance los 5 pies o el metro y medio.

Pero a ellos eso poco les importa y no les intimida que el rival los supere en altura, porque según dice el entrenador, mientras más altos sean los contrarios, los chamacos sienten más emoción en el juego.

Ayer que estuvieron en el gimnasio de la preparatoria Saint Bernard, en Playa del Rey, recibiendo una clínica deportiva a cargo de Pepe Sánchez, ex jugador de la NBA y seleccionado argentino, los niños triquis parecían alocarse sobre la duela.

Lo primero que Melquiades Ramírez de Jesús hizo al llegar a la cancha fue quitarse los tenis, porque descalzo es como le gusta jugar.

¿Quién es el mejor anotador del equipo?, le pregunté a quien es uno de los cinco estelares del equipo campeón.

“Yo mero papi”, respondió el chiquillo de 10 años de edad.

Melquiades se quitó la chamarra para presumir el jersey de Lakers con el número 24 que vestía. “Soy Kobe Bryant”, dijo y empezó a correr descalzo sobre la duela, a botar el balón y a dejar en claro que sí es muy bueno en eso de tirar al aro.

La clínica deportiva de ayer es parte de una gira que están haciendo por California y que incluye una visita hoy viernes al juego de Los Ángeles Lakers en contra de Minnesota Timberwolves, en el Staples Center.

Ahí los niños tendrán la oportunidad de saludar en el centro de la cancha a los jugadores de ambos equipos cuando inicie el partido.

Claudio Korob, productor de Time Warner Cable para los partidos de Lakers, dijo que estos niños son un ejemplo para todo México, a pesar de que el baloncesto no es un deporte popular en ese país.

“Cuando supimos que venían a Los Ángeles se nos ocurrió acercarlos al mundo de la NBA y de los Lakers a través de Time Warner Cable, darles la oportunidad de ver ese mundo que admiran”, dijo Korob.

El entrenador Sergio Zúñiga dijo que los 17 jugadores que viajan son integrantes de una academia deportiva en Oaxaca a la que asisten unos dos mil niños.

“Esos dos mil niños representan el 20% de la niñez triqui, son niños que han encontrado en el balón de basquetbol una salida a sus problemas”, comentó.

El entrenador se refirió a que la academia deportiva les provee tres alimentos diarios, calzado y la oportunidad de poder ayudar a su familia, porque de lo contrario tendrían que casarse a muy corta edad, emigrar o caer en el alcohol.

?>