Israel niega haber matado a terroristas en Argentina

Gobierno descarta comentario de ex embajador sobre atentado de 1994

BUENOS AIRES, Argentina (AP).— El gobierno de Israel negó oficialmente haber asesinado a los responsables del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina en 1994 en el que murieron 85 personas, luego de declaraciones de un ex embajador israelí en las que afirma lo contrario.

En un comunicado, el Gobierno desmintió las declaraciones de su ex embajador en Buenos Aires, Itzhak Avirán, quien aseguró que un grupo israelí mató a la mayoría de los perpetradores del peor ataque terrorista en la historia del país sudamericano.

“Las declaraciones del ex embajador Avirán, jubilado desde hace aproximadamente 15 años, están completamente desconectadas de la realidad”, afirmó el gobierno de Israel. “Estas afirmaciones, hechas sin autoridad ni conocimiento, son pura fantasía y de ningún modo reflejan acontecimientos o hechos como los que él pretende describir”.

Asimismo, Israel ratificó formalmente que sigue cooperando “en plena transparencia” con Argentina en la investigación tanto del ataque a la AMIA, en el que 300 personas quedaron heridas, como del atentado a la embajada de Israel en 1992.

Avirán, embajador en Buenos Aires entre 1993 y 2000, afirmó que “la gran mayoría de los culpables [del ataque a la AMIA] ya está en el otro mundo y eso lo hicimos nosotros [Israel]”, lo que desató la polémica.

El canciller argentino Héctor Timerman dijo el viernes que las palabras de Avirán “son de una extrema gravedad” porque demuestran que se “ocultó la información a la justicia argentina, impidiendo que surjan nuevas evidencias al esclarecimiento del caso”.

Sin embargo, el fiscal especial Alberto Nisman advirtió el sábado que “por la experiencia que tengo, dudo mucho que se tenga esta información. Puedo dudar de que sea cierto lo que ha dicho Avirán.”

Nisman confirmó que ya está listo para enviarse a Israel un exhorto que solicita la declaración testimonial de Avirán.

El ataque a la AMIA sigue sin ser esclarecido.

A mediados de julio de 2012, al recordarse el decimonoveno aniversario del ataque, importantes líderes judíos acusaron al gobierno argentino de garantizar impunidad a los responsables del atentado al haber suscrito un controvertido pacto con Irán que permite que fiscales argentinos viajen a Teherán para interrogar a funcionarios iraníes de alto rango sospechosos de haber orquestado el atentado, pero no hay indicios de que Irán permitirá que éstos sean extraditados.

Nisman formuló cargos contra Irán y el grupo extremista libanés Jezbolá, a los que acusa de establecer células terroristas en toda América del Sur.

Los funcionarios iraníes han desechado la acusación y la califican como una conspiración de grupos fundamentalistas israelíes.