Gran rescate para Belisario

Pitcher venezolano ganará el doble en relación a salario del 2013 con LA

Reza un antiguo refrán que “no hay mal que por bien no venga”. Ese le cae como anillo al dedo a Ronald Belisario.

Los Dodgers consideraron que el lanzador derecho venezolano había cumplido su ciclo con la organización blanquiazul y decidieron no otorgarle un nuevo contrato.

Una vez convertido en agente libre, los Medias Blancas de Chicago examinaron sus antiguas estadísticas y decidieron llevárselo para ver qué queda de él.

Belisario firmó contrato de una temporada por tres millones de dólares, una suma que dobla el salario que el sudamericano devengó en 2013.

El pitcher oriundo de Maracay, estado Aragua, encabezó a los Dodgers la temporada pasada con 77 comparecencias en la lomita como relevista. Fue el tercero en las Grandes Ligas en ese rubro.

La mayoría de sus salidas fueron en las últimas entradas preparándole la mesa al taponero Kenley Jansen.

Recorrió un tramo de 16 partidos a partir del 16 de junio en el que no permitió ni una sola carrera y sometió al bateo contrario a .146.

Pero en los últimos 14 partidos de la temporada regular su efectividad se disparó 7.43 y los oponentes le batearon por encima de los .300.

Belisario se derrumbó aún más en siete partidos de la apasada posteporada.

Permitió tres carreras en tres entradas dos tercios y cuando los Dodgers rumiaban su derrota ante los Cardenales de San Luis en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, el relevista venezolano mostraba una efectividad de 7.37.

El columnista Steve Bilbeck, del diario Los Angeles Times señala que “cuando él era bueno, era muy bueno. Y cuando estaba mal, que era muy malo. El problema era que estaba casi en partes iguales a la hora de ajustar la balanza”.

Los Dodgers se mostraron un poco comprensible con ese bajo rendimiento a mitad de la temporada. Pero más tarde algunos dijeron que su ética de trabajo la había hecho a un lado. Ya no era aquel Ronald Belisario que deslumbró a los Dodgers en la temporada 2009.