Claman por restitución de reliquia robada de Juan Pablo II

El cardenal Stanislaw Dziwisz lanzó un llamado para regresen las reliquias antes de la canonización que se realizará el próximo mes de abril
Claman por restitución de reliquia robada de Juan Pablo II
El robo se registró en la capilla ubicada en “San Pietro della Ienca”, Italia.
Foto: AP

Ciudad del Vaticano.- El cardenal Stanislaw Dziwisz, por casi 50 años secretario personal de Karol Wojtyla, lanzó un llamado para que los profanadores de un santuario italiano devuelvan una reliquia de Juan Pablo II robada el fin de semana.

“Deseo dirigir una solicitud a quienes han sustraído la reliquia de aquella iglesia del Gran Sasso. Les suplico, restitúyanla antes de la canonización de Juan Pablo II”, dijo en una entrevista publicada por el diario “Il Messagero”.

El más cercano colaborador del Papa, que el 27 de abril próximo será reconocido como santo por el papa Francisco, habló de “gesto incomprensible” y de haberse “quedado sin respiro” al conocer la noticia del robo.

Quizá fue sólo un acto de vandalismo. Me pregunté a quién podría servir este hurto. La reliquia no tiene ningún valor comercial, sólo un enorme peso afectivo ligada a la devoción de tantos fieles. Juan Pablo II amaba tantísimo las montañas de Abruzzo”, afirmó.

“Me duele pensar que alguno se ha llevado la reliquia en el lugar en el cual el Papa Wojtyla se ha parado tantas veces a rezar en silencio, arrodillándose ante el tabernáculo, de vuelta a los paseos que realizaba cada tanto”, agregó.

Fue justamente el actual arzobispo de Cracovia Dziwizs quien donó, en 2011, el pequeño fragmento de tela con la sangre derramada por el pontífice después del atentado que sufrió en la Plaza de San Pedro en mayo de 1981.

En un primer momento se pensó que la reliquia robada de la capilla ubicada en “San Pietro della Ienca”, en faldas del monte Gran Sasso (provincia de L’Aquila), era una ampolleta con la sangre líquida del Papa.

Finalmente se supo que era la tela contenida en un contenedor precioso de vidrio. Sobre el hecho investigan los carabinieri de L’Aquila que ya realizaron una inspección en el lugar del robo.

En la iglesia de San Pietro, donde se encontraba la reliquia, Juan Pablo II había estado muchas veces con ocasión de sus diversas excursiones al Gran Sasso.

Amante de la montaña desde joven y esquiador asiduo, durante su pontificado Karol Wojtyla salió del Vaticano de incógnito en más de 100 oportunidades para tener momentos de esparcimiento en diversas estaciones de esquí cercanas a Roma.