Chiapas da el primer paso contra los bailes “del tubo”

Legislación contra la trata de personas deberá ser aprobada por al menos 62 de sus 122 alcaldías
Chiapas da el primer paso contra los bailes “del tubo”
Foto: Shutterstock

MÉXICO – El congreso estatal del sureño estado de Chiapas asestó un golpe mortal a los miles de negocios que ofrecen espectáculos nudistas o seminudistas conocidos como “tabledance” a través de una reforma a su Constitución que prohíbe el “baile de tubo” como una medida en contra de la trata de personas.

La modificación legal pasa desde este viernes por un periodo de prueba para medir el poder de corrupción de las bandas de traficantes: Deberá ser aprobada por al menos 62 alcaldías de las 122 que tiene la entidad.

Se convertiría, entonces, en el primer estado y ejemplo en el combate de este delito.

En los últimos años, defensores de los derechos humanos calificaron a la entidad fronteriza con Guatemala como “el burdel más grande del mundo” donde ningún municipio escapa de las mafias que controlan a alrededor de 20,000 centroamericanas y mexicanas de entre 12 y 35 años con apoyo de autoridades estatales y municipales.

Rosi Orozco, presidenta de la Fundación Unidos contra la Trata y una de las principales activistas en el tema desde el legislativo, calificó la medida como “necesaria” dada la descomposición social que vive el país. “Si hoy la gente se autodefiende para que no le arrebaten a su hija o a su esposa, no puede seguir habiendo los giros negros”.

El sacerdote Alejandro Solalinde, quien desde su albergue para migrantes “Nuestros hermanos en el Camino” ha denunciado la complicidad de funcionarios y delincuentes para el tráfico de niños y mujeres con fines de explotación sexual, aplaudió la decisión en Chiapas como un “paliativo”.

“Tiene que complementarse con un castigo a los criminales, incluyendo los políticos que los ayudan y una campaña para hacer conciencia social porque si sólo se queda en la prohibición de bares lo que va a pasar es que se van abrir más de manera clandestina”.

En 2013, las autoridades locales rescataron a 403 muchachas menores de edad, principalmente salvadoreñas, hondureñas, guatemaltecas y nicaragüenses.