Llora por libertad asesino de padre que “texteaba” en cine

Un juez podría decidir hoy si Curtis Reeves puede quedar libre, bajo fianza
Llora por libertad asesino de padre que “texteaba” en cine
Chad Oulson, a la izquierda junto a su hija, perdió la vida baleado por Curtis Reeves.
Foto: Archivo

Miami, 7 feb – Un juez de Florida decidiría este viernes si concede la libertad bajo fianza al expolicía de 71 años Curtis Reeves acusado de la muerte a tiros de otro hombre en un cine, tras una discusión por el envío de mensajes de texto.

El capitán retirado Reeves, de la ciudad de Tampa, está acusado del delito de asesinato en segundo grado por la muerte de Chad Oulson, de 43 años, aunque el expolicía se declaró este miércoles inocente de los cargos en su contra. De ser declarado culpable podría enfrentar una condena de un mínimo de 25 años de cárcel.

El juez encargado del caso ya ha escuchado los testimonios de la familia y amigos de éste y los de los testigos de la Fiscalía, quienes relataron los hechos que se produjeron en el cine donde murió Oulson.

Reeves permanece en prisión desde el pasado 13 de enero, cuando disparó en un cine de Wesley Chapel contra Oulson y su esposa porque le molestaba que enviara mensajes de texto y después de que, al parecer, se negara a dejar hacerlo durante la proyección de la película “Lone Survivor”, en un cine de la citada ciudad.

Por motivos todavía no completamente aclarados, se desató una discusión entre la pareja y el presunto asesino, que se encontraba con su esposa en la fila inmediatamente anterior.

En un momento de la discusión, el sospechoso sacó una pistola y disparó contra la pareja que se encontraba delante de él.

Ambas víctimas fueron transportadas en ambulancia a un hospital de la zona de Tampa, donde los médicos no lograron reanimar al hombre.

En recientes declaraciones a los medios, la viuda de Oulson, Nicole, dijo que su marido, junto al que se encontraba, estaba enviando mensajes de texto a la niñera que se hacía cargo de su hija, en lo que ellos iban al cine.

“Alguien arrojó palomitas (de maíz al otro); no estoy seguro de quién fue”, dijo a los medios un espectador que fue testigo del fatal incidente junto con su hijo. Explicó que el hombre situado en la fila de atrás, luego identificado como Reeves, se levantó del asiento y salió de la sala supuestamente para buscar al gerente del cine, pero regresó pocos minutos después solo y al parecer enfadado.

Momentos después, se reanudó la discusión a gritos entre los dos hombres, Reeves sacó entonces una pistola y disparó contra Oulson. El tiro hirió a la esposa de éste en la mano, al tratar de proteger a su marido, y penetró en el pecho de la víctima.

Según el canal 10News, de Tampa, fue un espectador el que logró inmovilizar al presunto autor de los disparos hasta que llegó la Policía.