El atraso de California

California es el hogar de Silicon Valley y cuna de la alta tecnología que puso al alcance del individuo un gran caudal de información. Pero nuestro Estado parece estar en la edad de piedra cuando se habla del acceso del consumidor a información relevante para tomar decisiones importantes.

Este es el caso del banco de datos estatal que solo provee la dirección y la licencia que tienen los hogares para personas de edad avanzada. Si se quiere saber si ese sitio de atención tuvo problemas con multas e inspecciones, se debe hacer un largo recorrido por el Departamento de Servicios Sociales de California. Se debe llamar telefónicamente a una de las nueve oficinas regionales para convencer a un empleado que le envíe la información por correo del hogar en cuestión, se la lea por teléfono o se la separe para que uno vaya a la oficina a verla.

Hay estados como Florida que esta información está en línea para el acceso fácil del consumidor. Para lograr eso en California, según la investigación del diario Contra Costa Times, las autoridad dice que costará 30 mil dólares y tomará cuatro años de tiempo. Florida paga 298 mil dólares al año para tener un sitio completo y actualizado.

Hace un tiempo en esta comentamos que quiénes buscaban información sobre centros preescolares para mandar a sus niños tenían la misma dificultad que en este caso, cuando en otros estados como en Texas estaban todos los datos necesarios para tomar una importante decisión familiar.

Por otra parte, solamente cada cinco años, igual que con los preescolares, se inspeccionan los hogares para ancianos en California, cuando deberían ser anuales como en otros estados.

Es preocupante el desinterés de las autoridades estatales por proveer información necesaria para el consumidor. Mucho más grave es que se muestre esa falta de atención precisamente en los centros que asisten a poblaciones vulnerables como niños y ancianos.