‘Sin reforma no hay votos’

Postura sobre inmigración crea rechazo de latinos hacia republicanos

WASHINGTON, D.C.— Tras su derrota presidencial en 2012, el Partido Republicano lanzó una millonaria campaña para reinventarse y ganar adeptos entre los latinos pero, un año después de ese esfuerzo, su rechazo de la reforma migratoria sigue siendo su principal traba.

El Comité Nacional Republicano (RNC) divulgó hace exactamente un año hoy martes su propia “autopsia” de la derrota de 2012 en un documento de 100 páginas, y lanzó una campaña de $10 millones para contratar hispanos y atraer más votantes latinos a sus filas.

Consultado por La Opinión, el RNC insistió en que sus esfuerzos están surtiendo efecto y que su panorama político entre los hispanos ha mejorado sustancialmente.

Sin embargo, activistas de la comunidad inmigrante advierten de que el Partido Republicano no sólo no ha mejorado sus posibilidades matemáticas con los hispanos, sino que arriesga una mayor erosión si continúa oponiéndose a una reforma migratoria integral.

“A menos que eliminen de la mesa y resuelvan lo de la reforma migratoria, el mensaje republicano seguirá cayendo en oídos sordos entre los latinos”, dijo Kevin Appleby, a cargo de asuntos migratorios de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU.

Marielena Hincapié, directora ejecutiva del Centro Nacional de Leyes Migratorias (NILC), dijo que “este es un caso de ‘dime con quién andas, y te diré quién eres'”, al señalar que los líderes del Partido Republicano han mostrado lealtad principalmente con “extremistas anti-inmigrantes” de la talla del legislador Steve King.

Más allá de presentar sus “principios” sobre una reforma migratoria, los republicanos de la Cámara de Representantes no han cedido en estas lides: en 2013 votaron en contra del programa de “acción diferida” para los estudiantes indocumentados, y la semana pasada aprobaron una medida que busca limitar los poderes ejecutivos del presidente Barack Obama para ampliar los alivios migratorios.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, dijo sentirse “envalentonado” por el avance del RNC entre la comunidad hispana y consideró importante que su partido siga escuchando las inquietudes de esta comunidad.

Hasta ahora, los republicanos de la Cámara Baja se han negado a someter a voto la propuesta demócrata HR15 para una reforma migratoria. La bancada demócrata prevé impulsar una medida legislativa para obligar a un voto de HR15 la próxima semana, si bien esa medida raras veces tiene éxito.