Marchan los venezolanos, pero divididos

Hoy, Primero de Mayo, oposición y chavismo tomarán calles por separado

CARACAS, Venezuela (EFE).— Trabajadores a favor y en contra del Gobierno venezolano marchan separados hoy Primero de Mayo en distintos puntos de Caracas, en otra oportunidad por demostrar el poder de convocatoria del chavismo y la oposición en el país suramericano.

Las chavistas Central Bolivariana de Trabajadores (CBT) y Central Socialista de Trabajadores (CST) se concentran en tres puntos de la capital venezolana, mientras que la oposición tomará las calles del este caraqueño, acompañados por los estudiantes y representantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró ayer miércoles que en la marcha del Día del Trabajador recibirá el “calor del pueblo” que “apoya a la revolución”.

“Mañana vamos a la gran marcha de la clase obrera venezolana, la gran marcha de los revolucionarios, de los socialistas, de los patriotas y con esa gran marcha, bueno, recibiremos el calor de un pueblo que va apoyar en la calle su revolución”, dijo Maduro en un acto de Gobierno en Caracas.

La vicepresidenta de la CBT, Egle Sánchez, aseguró hace unos días que en la capital venezolana marcharán alrededor de dos millones de obreros chavistas.

“Llamamos a esta marcha La Toma de la Patria porque luego vamos a tener un conjunto de eventos regionales durante el mes de mayo”, indicó por su parte el vicepresidente de la CST, Franklin Rondón.

Los opositores también aprovecharán el Primero de Mayo para continuar con sus protestas en contra del Ejecutivo, que se iniciaron hace más de dos meses.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a gran parte de la oposición a Maduro, respaldará la concentración en el este capitalino.

Trabajadores del SNTP se unirán a la marcha en reclamo de la “estabilidad laboral y el rescate de la libertad”, afirmó el secretario general del sindicato, Marco Ruiz, así como para exigir una solución a la escasez de papel periódico que ha llevado a algunos diarios regionales a suspender o reducir su circulación.

Varios diarios venezolanos han denunciado dificultades para acceder a las divisas y comprar bobinas de papel, debido al atraso en la aprobación oficial de divisas.

“El Gobierno ha puesto en riesgo más de 30 mil puestos de trabajo en los medios impresos, al limitar la adquisición de divisas para importar papel prensa, obligando a reducir la paginación de los periódicos y en algunos casos a dejar de circular”, añadió Ruiz.

En el marco de la celebración del Día del Trabajador, Maduro anunció un incremento del 30 % del salario mínimo y pensiones para llevar el ingreso “a niveles de defensa necesarios”, lo que eleva el sueldo básico a 4,251.78 bolívares (674.88 dólares).

Todo esto en un momento en el que los datos económicos no son nada positivos en Venezuela con, por ejemplo, una inflación anual que ronda el 60%.