Días de enfermedad pagos

El ir a trabajar enfermo, por ejemplo, con fiebre, es riesgoso para la salud de la persona que está indispuesta, como para los que lo rodean. Más aun si la labor implica estar en contacto con alimentos. En estos casos la opción para millones de trabajadores de California es ir a trabajar enfermos o quedarse en la casa para recuperarse y perder el ingreso de ese día.

Esta no es una opción válida pero es muy real, especialmente para los trabajadores de bajos ingresos que laboran en la industria de servicios que no gozan de beneficios laborales, como un día pago por enfermedad.

El proyecto de ley A.B.1522, de la asambleísta Lorena González (D-San Diego), corrige esta situación al exigir que las empresas otorguen por lo menos tres días pagos de enfermedad a través de la acumulación de una hora por cada 30 de trabajo. El beneficio podría ser solicitado por el empleado después de 90 días de su contratación. La propuesta es razonable, pero para la Cámara de Comercio de California, la idea de solo tres días pagos sin trabajar es una destrucción de empleos que merece su oposición más firme.

Creemos que no solo hay que proteger el empleo, sino también al empleado. El beneficio que establece la A.B.1522 no es exagerado, debe ser visto como una inversión en el capital humano que contribuye a un ambiente positivo en donde tres días de enfermedad pagos al año puede aumentar la estabilidad y producción laboral.

La medida tiene hasta el 23 de mayo para ser aprobada por el Comité de Asignaciones y así seguir su camino legislativo. Esperamos que los legisladores hagan lo correcto con los trabajadores californianos en vez de ceder a otros intereses. Que piensen si tres días de enfermedad pagos anuales debilita al sector privado o si esta concesión humana y razonable lo refuerza al mejorar la condición de sus empleados.