Papa Francisco pide a los carismáticos que no controlen a Dios

El papa Francisco admitió que de un principio no le agradaba la renovación carismática pero vio que aman a la iglesia
Papa Francisco pide a los carismáticos que no controlen a Dios
Las organizaciones que asistieron al evento registraron la asistencia de 52,000 personas al Estadio Olímpico de Roma.
Foto: Archivo

Durante la celebración 37ª Asamblea de la Renovación Carismática Católica (RCC) en el Estadio Olímpico de Roma, el papa Francisco le pidió a los católicos carismáticos que sean adoradores de Dios y no sus “controladores”.

Expande la nota EFE:

“El peligro de la renovación es la excesiva organización. La organización es buena, pero hay que dejar a Dios ser Dios para que dirija, guíe y oriente a cada persona en cada momento. Son dispensadores de la gracia de Dios y no controladores. El fundamento de la renovación debe ser adorar a Dios“, afirmó.

Se trata de la primera vez que un pontífice asiste a la cumbre anual de este movimiento que habitualmente tiene lugar en Rímini, en el norte de Italia, pero que en esta ocasión se trasladó a Roma para poder contar con la presencia del jefe de la Iglesia católica.

Jorge Bergoglio llegó al estadio a las 16:50 hora local (14:50 GMT) y fue recibido con el himno “Osana en el cielo” por cerca de los asistentes, unas 52,000 personas según los organizadores.

Durante el acto, que duró una hora, el papa argentino reconoció que inicialmente la RCC no contaba con su simpatía, aunque después de conocer su actividad se dio cuenta de que “amaban la Iglesia“.

El discurso del pontífice estuvo marcado por consejos y recomendaciones constantes para que – afirmó – “el movimiento no se olvide de su esencia, que tiene que ser adorar a Dios”.

“Hace un año me comentaron que siempre llevan una Biblia con ustedes. ¿Todavía lo haces? No estoy tan seguro, les pido que vuelvan a ese primer amor y que lleven siempre con ustedes la palabra de Dios”, les dijo.

Desde primera hora de la mañana los asistentes esperaban con alegría la llegada del obispo de Roma, intercalando rezos, canciones y bailes.

Durante hoy y mañana este movimiento celebra, bajo el lema “¡Convertíos! ¡Creed! ¡Recibid el Espíritu Santo!”, lo que califica de cumbre para la reflexión de la renovación de la Iglesia.

“Es una emoción increíble, estamos esperando desde hace 47 años a que el papa se encontrara con la Renovación, una emoción tan grande que nos hemos puesto en camino todo el tiempo que fuera necesario para encontrarnos con él”, afirmó una de las fieles que asistieron al acto.

La RCC es un movimiento de la Iglesia católica que nació en un retiro de treinta estudiantes y varios profesores de la universidad de Duquesne, en Pensylvania (Estados Unidos), a principios de 1967 y se extendió con rapidez por el país y por Latinoamérica.