TU TECNOLOGÍA: Fabricando el auto moderno

Tu Tecnología

La revolución tecnológica está transformando nuestras vidas.

Más allá de las redes sociales y los apps, la automatización y los robots están cambiando la fabricación de todo tipo de objetos que usamos a diario como los necesarios automóviles.

Fabricar un auto hoy en día no se parece casi en nada al como se hacía el siglo pasado. En aquel entonces, los autos eran fabricados completamente a mano, pero con el avance del tiempo, este proceso se fue automatizando con la ayuda nada más y nada menos que de robots y sistemas automatizados a través de la fábrica.

¿Cuál es el balance entre personas y robots en la línea de ensamblaje?

Para responder esta misma pregunta, recientemente visité la planta de fabricación de Hyundai en Alabama para ver con mis propios ojos como uno de sus últimos vehículos, la séptima generación del Hyundai Sonata del 2015 es fabricado. Un automóvil que tomo más de 500 vehículos de prueba para poder refinarlo hasta llegar al modelo final.

Los edificios de las fábricas modernas de autos son gigantescos y lo que más me impresionó es que la línea de ensamblaje se mantiene en constante movimiento.

Esta planta produce autos las 24 horas del día para un total de casi 1500 autos diarios. Todo esto es hecho con la ayuda de unos 3000 empleados y 300 robots. ¿Cómo es que los humanos y los robots logran hacer esto?

La respuesta fácil… es algo complicado.

El proceso de la fabricación de estos automóviles ha llegado hasta un punto tan eficiente que los robots y las personas pueden trabajar juntos para poner las últimas tecnologías en estos automóviles a un costo más bajo que nunca. Los robots trabajan con la sincronización perfecta, como una bailarina de ballet en el escenario. Cada movimiento es perfectamente repetido, idéntico al anterior, una y otra vez. Estas maravillas de la tecnología hacen las tareas más difíciles y peligrosas como la soldadura y la aplicación de capas de pintura brillantes y perfectas.

La planta también cuenta con pequeños robots, asistentes en ruedas, que se mueven solos alrededor de la fábrica para llevar las piezas necesarias para terminar cada auto, caminan por su cuenta y están al alcance de los obreros.

Las tareas más precisas quedan para los obreros. Desde colocarle el motor, transmisión y sistema de escape hasta detalles del interior. Todo esto es hecho de una manera ergonómica debido a que el auto es levantado a la altura necesaria para que el obrero no tenga que doblarse para trabajar o estar en una posición incómoda.

Las piezas de otros fabricantes incorporadas al auto son entregadas justo en el momento que son necesarias.

Esto es un proceso que permite eficiencia y flexibilidad al fabricante al no tener que almacenar componentes innecesariamente.

Solo toma 48 segundos poner cualquier pieza en el auto, desde el motor, hasta el parabrisas.

¿El resultado final? Los humanos y los robots trabajando juntos por una causa común. Un auto nuevo cada 60 segundos…