Los políticos juegan a ser ‘normales’ por un día

Varios demócratas y republicanos participaron en un simulacro para entender lo que viven miles de estadounidenses
Los políticos juegan a ser ‘normales’ por un día
Paul Tonkop dijo que el simulacro fue aleccionador.
Foto: Archivo

WASHINGTON.- Paul Tonko ha gozado los placeres de la clase media toda su vida pero esta semana, el legislador demócrata por Nueva York hizo cola para obtener cupones de comida, ayuda de transporte, o un préstamo en una casa de empeño.

En cuestión de minutos, Tonko y otros demócratas y republicanos vieron de cerca lo que millones de estadounidenses viven a diario, incluyendo además las trabas para obtener cupo en un albergue o subsidios de desempleo.

El martes pasado, en un salón del Capitolio, Tonko participó junto a otros 59 congresistas y sus asesores, en un simulacro organizado en base a casos de la vida real, con el objeto de experimentar en carne propia las trabas económicas y burocráticas que afrontan millones de estadounidenses.

“Fue una experiencia aleccionadora y otros congresistas deberían vivirla. Era solo un ejercicio, pero fue muy deshumanizador y esto lo vive nuestra gente todos los días“, dijo Tonko en entrevista con La Opinión.

Durante el simulacro, cada legislador tuvo que asumir el papel de una persona pobre, y a Tonko le tocó vivir las vicisitudes de “Ned”, un hombre de 57 años que quedó paralizado tras un derrame. El gobierno solo le daba un cheque mensual de $330.

Aunque su familia aportaba para los gastos mensuales, el dinero no alcanzaba para pagar la hipoteca, los servicios públicos, la comida, un préstamo bancario, y otros gastos. Por ello, “Ned” tuvo que empeñar su microondas y su televisor, además de soportar las “humillaciones” que encontró en su trato con las instituciones, recordó Tonko.

“En cada institución, desde el banco hasta las compañías de servicios y la red de servicios sociales, encontré gente cruel, sin entendimiento ni compasión ni sensibilidad”, lamentó.

Con votos y tareas pendientes, Tonko tuvo que abandonar pronto su mundo ficticio, no sin antes reflexionar que “hay que tener compasión, porque es duro cuando una familia tiene que luchar por subsistir“.

Tonko, considerado uno de los legisladores más progresistas en el Capitolio y promotor de asuntos de justicia social, representa al distrito 20 de Nueva York, donde el 12% de las familias son pobres.

El ejercicio, organizado conjuntamente por la empresa energética Entergy y Caridades Católicas, buscaba corregir el mito de que los pobres tienen la culpa de serlo por “flojos”, y mantener sobre el tapete los asuntos más apremiantes de la gente pobre en EEUU.

“No olvidemos que tenemos muchos asuntos pendientes, incluyendo la aprobación del salario mínimo federal, la extensión de los beneficios de desempleo, y la equidad salarial”, subrayó Tonko.

El 2014, después de todo, es el 50 aniversario de la Guerra contra la Pobreza que declaró el entonces presidente Lyndon B. Johnson.