Migrar para sobrevivir

Aunque con otras dimensiones, el problema de los niños que viajan solos también afecta a países como Nicaragua, Costa Rica y Panamá
Migrar para sobrevivir
Nicaragüenses entran al territorio de Costa Rica luego de desembarcar en el río San Juan
Foto: Archivo

Aunque a menor escala, el escenario que vive diariamente la zona limítrofe entre Texas y México, también se ve la frontera de Nicaragua y Costa Rica.

Por los potreros de San Carlos de Nicaragua cientos de niños solos se lanzan a buscar una mejor vida lejos de su entorno.

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI) de Costa Rica confirmó recientemente que, en el último año y medio, detectó y devolvió a más de una treintena de menores migrantes. Halló a 19 el año pasado, y en lo que va de este, lleva 12.

La crisis de los migrantes que están llegando a Estados Unidos se concentra en menores provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador —a diferencia de Costa Rica, Nicaragua y Panamá.

Se trata de “un movimiento humano de supervivencia”, sostiene la directora de Nicas Migrantes, Martha Cranshaw,

Los inmigrantes nicaragüenses tienen como primer destino a Costa Rica, luego a Estados Unidos, España, Panamá y El Salvador, en ese orden.

Leslie Vélez, directiva del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), explica que, según una investigación realizada por este organismo, más del 60% de los niños que migran de algún país de Centroamérica dice hacerlo porque se siente en peligro y no cree poder encontrar protección en sus países de origen.

En los últimos años los hondureños, salvadoreños y guatemaltecos no solo han emprendido la huida hacia Estados Unidos, sino también buscan una ruta de escape hacia otros países.

Por ejemplo, la cifra de de solicitudes de asilo de salvadoreños en Nicaragua, aumentó un 238% en tan solo un año, de acuerdo a reportes.

“Nicaragua es mucho más pacífico que otros países de Latinoamérica. La tasa de homicidios y las tasas de miembros de pandillas son fracciones de las que hay en otros países. Segundo, no hay muchos padres en Estados Unidos que estén pagando para que sus hijos lleguen al norte y se les unan”, declaró Alex Nowrasteh, analista de políticas migratorias del Cato Institute.

También hay un 712% de incremento en las aplicaciones de asilo que recibe Panamá, Nicaragua, México y Costa Rica.

“Es una crisis regional”, sostiene Marshall Fitz, del Center for American Progress.

Inmigrantes salen de Honduras, Guatemala y El Salvador e incluso de México debido a la violencia endémica, la debilidad institucional del Gobierno y la falta de una red social de protección para la sociedad civil.

Guatemala por ejemplo es el país que menos invierte en la niñez, tan solo destina el 3.1% de su PBI. Mientras que Costa Rica y Nicaragua invierten más del 6%.

Además, naciones como Panamá no sólo tiene ahora los nuevos prospectos de ingresos del Canal, sino que ha logrado reinventarse como un importante centro financiero y turístico.

Igualmente, Costa Rica ha logrado atraer inversiones importantes por su estabilidad y cultura democrática. El país también explica de cierta forma los mejores niveles de vida de Nicaragua, pues diariamente recibe a miles de trabajadores nicas como trabajadores temporales.