De obstáculos a ventajas

Carmen Rad es la única latina del país al frente de un negocio de impresión a gran escala
De obstáculos a ventajas

Cuando la premiaron como “Mujer del Año” en la Institución Regional Hispano de Long Beach(Los Ángeles) el mes pasado, Carmen Rad dedicó el reconocimiento a las dos personas que más lo merecían: su mamá, Ana María Márquez y su tía María Luisa Márquez. “Cuando apenas llegamos de Puerto Rico vi a mi madre soltera, y a mi tía trabajar muy duro”, dijo la fundadora de CR&A Custom, una compañía de producción de impresión y diseño digital a gran escala.

Debido a las dificultades económicas que vivió durante su niñez, Rad, de 48 años, tuvo que aprender a buscar vías creativas para llegar hacia el éxito.

Aunque hoy sus clientes incluyen Coca-Cola y Universal, y su compañía produce los carteles de publicidad del Staples Center, Rad explica que empezó literalmente desde cero.

La puertorriqueña comenzó su negocio en su casa a los 27 años, después de dejar un trabajo que no le pagaba bien en la industria de la confección. “En esa época, la industria estaba muy dominado por hombres”, dice la emprendedora.Rad explica que se ha enfrentado a muchos obstáculos en su industria por ser mujer y además latina. “Tuve un jefe que no me pagaba todos mis trabajos”. Finalmente, tomó el control de su situación y se dio cuenta que podía hacer el mismo trabajo sola y con mejor sueldo. Ahora, dice que ser la única dueña latina en su industria es su mayor ventaja.

Rad empezó su compañía CR&A Custom Apparel, sin dinero, y dos empleados. “Mi primer cliente me tuvo que dar un avance de pago para la mercancía”, dijo Rad. Pero después de ocho años de ser una compañía de vestimenta a medida, en 2001, empezó a sufrirse la competencia de China en la industria textil. Rad reconvirtió su empresa para especializarse en impresión digital.

Hoy gestiona su negocio con su esposo, Masoud Rad, tiene más de 41 empleados y tiene unos ingresos anuales de $5.4 millones, una cifra que sigue aumentando.

“Hubo momentos difíciles en los que tuvimos que pedir ayuda”, cuenta Rad. “Gracias a mi hermano, y a bancos como Bank of Ámerica, pudimos salir adelante y continuar trabajando para que el negocio crezca”.

Además de ser una compañía de impresión, CR&A tiene un equipo de diseñadores que hace diseños únicos para carteles y otras exposiciones de publicidad. La empresa tiene clientes en todo el país, acepta pedidos internacionales y ha hecho negocios hasta en Dubai. Uno de los primeros pedidos grandes de impresión digital fue para unos carteles de publicidad en Puerto Rico.

Rad dice que espera seguir haciendo crecer su compañía. En los próximos cinco años, espera tener mas desarrollada su área de comercio electrónico y departamento de arquitectura tejida. “El futuro de todo esta en el comercio electrónico,” explicó Rad.

Uno de sus dos hijos, el menor, ha mostrado interés en seguir en la línea de trabajo de sus padres. “Pero no ahora”, dice Rad con una sonrisa. “Quiero que mis hijos salgan a aprender, explorar, y encontrar su propio camino”. Para ella, lo mas importante es que trabajen para el puesto que quieran dentro de la compañía familiar pero, Rad es clara, no lo van a heredar, lo tendrán que ganar