Liderazgo cubano en EEUU enfurece contra Obama

Washington, D.C.

Para la mayoría de los republicanos, en particular los de origen cubano, las medidas el presidente Barack Obama para normalizar las relaciones bilaterales con Cuba son concesiones que continúan el patrón del manadatario estadounidense para “apaciguar” a adversarios, premiando a la “dictadura” castrista con un salvavidas inmerecido, sin que produzcan un cambio democrático.

Por su parte, los senadores Bob Menéndez, demócrata por Nueva Jersey, y Marco Rubio, republicano por Florida, ambos de origen cubano, afirmaron que las medidas solo premian la “brutal conducta” del gobierno cubano.

“Canjear al señor (Alan) Gross por tres criminales convictos establece un precedente extremadamente peligroso… temo que las acciones de hoy pondrán en riesgo a miles de estadounidenses que trabajan en el exterior” para avanzar la democracia, dijo Menéndez.

Rubio, un potencial candidato republicano a la presidencia en 2016, acusó al gobierno de Obama de realizar concesiones unilaterales a cambio de nada, como parte de su historial de “consentir a dictadores y tiranos”.

El senador calificó a Obama como el peor negociador en la historia de EEUU.

Para la legisladora republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, de origen cubano, el “canje” que permitió la puesta en libertad de Gross es “una bofetada a las familias (del grupo) Hermanos al Rescate, y representa una amenaza a la seguridad nacional”. La oficina del senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, dijo que ya pidió audiencias al respecto en la 114 sesión del Congreso el mes próximo.