Gobierno mexicano niega ejecuciones extrajudiciales en Michoacán

El pasado martes se enfrentaron militares y un grupoi de civiles en el municipio de Apatzingán que dejó nueve muertos
Sigue a La Opinión en Facebook
Gobierno mexicano niega ejecuciones extrajudiciales en Michoacán
Los enfrentamientos se registraron durante el traslado de presuntos criminales.
Foto: Archivo

El gobierno mexicano negó este jueves que agentes federales hayan asesinado a ocho personas en un enfrentamiento registrado el martes en el municipio de Apatzingán del suroccidental estado de Michoacán.

Alfredo Castillo Cervantes, comisionado federal para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, dijo a medios de comunicación que las víctimas pudieron haber muerto en un fuego cruzado entre sus propios compañeros y policías federales.

El funcionario mostró tres vídeos de cámaras de seguridad en los que mostró que las ocho personas intentaron, con al menos 80 más, recuperar varias camionetas que por la madrugada del martes fueron decomisadas a las afueras del ayuntamiento de Apatzingán.

De acuerdo con las grabaciones, las ocho víctimas viajaban en una camioneta marca GMC tipo Acadia negra y en otra Dodge Ram blanca, que formaban parte de un convoy de al menos 30 vehículos que seguían a la Policía Federal en el centro del municipio.

LEA ADEMÁS:

Enfrentamiento entre militares y civiles deja al menos 9 muertos

Violencia persiste en Michoacán pese a comisionado

Fiscalía podría atraer investigación de enfrentamientos en La Ruana

En las imágenes se observa que esos dos vehículos rebasan a los de sus compañeros y logran parar su marcha delante de dos patrullas rezagadas del convoy de agentes, procediendo otros civiles a intentar apoderarse de las unidades federales.

Los policías se resguardaron detrás de árboles y otros objetos, iniciándose un enfrentamiento que culminó con la muerte en el lugar de siete personas, entre ellas dos mujeres, y de una más en un hospital local.

De acuerdo con Castillo, la ubicación de los cuerpos en el sitio del enfrentamiento refuerza la hipótesis de que las víctimas pudieron haber recibido disparos de sus propios compañeros.

Según las primeras investigaciones, las víctimas formaban parte de un grupo que desde el pasado 21 de diciembre se había apoderado de la alcaldía de Apatzingán para exigir la detención de narcotraficantes.

La toma era encabezada por Nicolás Sierra Santana, conocido como “la Viagra” o “el Gordo”.

Sierra Santana es señalado por pobladores como líder del grupo armado los Viagras, exbrazo ejecutor de las bandas de narcotraficantes de la Familia Michoacana y los Caballeros Templarios, de los que se habría separado en 2014 para infiltrarse en los civiles grupos de autodefensa.

El Ejército mexicano intervino la alcaldía la madrugada del martes, deteniendo a 44 personas y decomisando 14 rifles de asalto, una granada y 23 vehículos, entre ellos varias camionetas con reporte de robo.

En este hecho, un civil murió al ser arrollado por un vehículo de sus compañeros cuando huían ante el arribo de los militares.

Las ocho víctimas restantes al parecer tenían la orden de recuperar los vehículos decomisados que ya por la mañana eran trasladados a una cochera de la policía custodiados por agentes federales.

El diario Reforma publicó el testimonio de un testigo de los acontecimientos, quien afirma que por lo menos tres de las víctimas fueron ejecutadas extrajudicialmente por agentes federales cuando se habían rendido.

Uno de los ocupantes bajó y se puso de rodillas con las manos en la nuca; dijo que no tenían armas y suplicó a los federales que no dispararan, pero cayó muerto de tres balazos que hasta retumbó cuando se escucharon“, indicó el informante.

Reforma también asegura que en el hecho murieron 11 y no nueve personas, basándose en fotografías que muestran cómo quedaron los fallecidos.

“Lo que vi no se le puede llamar enfrentamiento porque los civiles no estaban armados; si acaso, tenían un bate o palos. Una persona se bajó de una camioneta y suplicó a los azules (federales) que no dispararan, que no tenían armas. Los civiles nunca dispararon, por eso no es un enfrentamiento”, anotó el testigo.