Apple y el problema de ganar tantos millones de dólares

La empresa de la manzana está haciendo dinero más rápido de lo que puede gastarlo

Guía de Regalos

Apple y el problema de ganar tantos millones de dólares

El Rey Midas, como recordarán, tenía un problema con el oro. Todo lo que tocaba se convertía en el precioso metal.

Algo que estuvo bien por un rato, hasta que se dio cuenta de que “todo” quería decir “todo”.

Puede que hubiese tenido algo de simpatía por el problema actual de Apple que consiste simplemente en tener demasiado dinero.

Y el haber obtenido las mayores ganancias trimestrales de la historia, $18,000 millones, está empeorando el mayor dolor de cabeza de Apple: un exceso de efectivo.

En resumidas cuentas, la empresa está haciendo dinero más rápido de lo que puede gastarlo.

Actualmente tiene guardados $142,000 millones.

El problema es que debe generar un retorno a ese dinero para los accionistas.

En teoría, tiene suficiente efectivo para comprar 480 de las empresas del índice S&P 500.

O puede comprar tres veces a toda Lituania.

Pero, simplemente, comprar empresas es un negocio complejo. No se encuentran tan a menudo empresas que sean objetivos interesante para su adquisición.

La última empresa comprada por Apple, el servicio de música por suscripción Beats, costó “apenas” $3,000 millones y fue su mayor compra hasta el momento.

La firma también puede invertir en su propio desarrollo. Está gastando una cifra estimada en $5,000 millones para construir la sede de Apple en un campus de más de 70 hectáreas de extensión.

LEE TAMBIÉN:

El iPhone, una máquina para hacer mucho dinero

La oscura realidad laboral tras el éxito de Apple (video)

Pero el dinero sigue entrando.

La mayoría queda guardado en lo que las cuentas denominan “efectivo y equivalentes de efectivo”, así como bonos gubernamentales y corporativos.

Apple administra su dinero a través de una subsidiaria llamada Braeburn Capital, con sede en Reno, Nevada, estado que no cobra impuesto de renta corporativa, ni sobre las acciones corporativas.

La filial de Apple se ha convertido en uno de los fondos de inversión más grandes del mundo.

Pero algunos accionistas, como el activista Carl Icahn, han estado exigiendo que la empresa simplemente le devuelva algo de ese dinero a los accionistas, comprándole las acciones.

El administrador de fondos de inversion David Einhorn, de Greenlight Capital, fue más allá y demandó a la empresa hace dos años para intentar obtener compensación.

Argumentan que el dinero, invertido principalmente en bonos gubernamentales, ofrece un retorno muy bajo.

Einhorn aseguraba que retirar el exceso de efectivo del balance contable de Apple y devolvérselo a los accionistas aumentaría el valor de la empresa en $50 por acción o más.

Apple accedió y, en 2012, empezó a comprar sus propias acciones.

El año pasado gastó cerca de $45,000 millones en comprar acciones de Apple.

El problema es que no ha hecho mucha diferencia.

Los últimos resultados revelan que tiene más dinero que nunca antes.

En total, el monto de efectivo en el grupo es de cerca de $178,000 millones. La deuda de cerca de $35,000 millones reduce el dato a los $142,000 millones mencionados al principio de este artículo.

¿Deuda? ¿Y para qué se endeuda Apple cuando tiene en su cuenta más dinero que lo que un país en desarrollo promedio genera en un año?

La respuesta es que una porción relativamente pequeña de efectivo está accesible para pagar a los accionistas.

Cerca del 89% está en el extranjero, más allá del alcance de las autoridades de impuestos.

LEE TAMBIÉN:

Si se regresara el dinero a Estados Unidos, estaría sujeto a una tasa de impuestos corporativos de 35%.

Mucho más fácil es pedir el dinero prestado.

Y ya que tiene un monto de dinero tan impresionante como respaldo, los bancos no tienen problema en prestarle a Apple a tasas de interés muy bajas, incluso con los estándares actuales.

El año pasado Apple financió su compra de acciones con una emisión de bonos por US$17.000 millones.

Así que en efecto, Apple hizo lo que Icahn y Einhorn querían.

El precio de las acciones se ha recuperado, pasando de cerca de US$60 a mediados de 2013, a unos US$110 esta semana.

Pero la montaña de efectivo sigue ahí.

El presidente de la empresa, Tim Cook, le dijo al congreso hace dos años que una buena parte de ellos podría eventualmente regresar a Estados Unidos.

Incluso admitió que Apple estaría feliz de pagar más impuestos, pero sólo si hubiese una “dramática simplificación del código de impuestos corporativos”, incluyendo un “impuesto razonable sobre las ganancias en el extranjero que permita el libre flujo de fondos de regreso a Estados Unidos”.

Pero por supuesto, si el dinero en efecto regresara libremente a Estados Unidos, nadie garantiza que sería invertido de una manera más sabia que la actual.