Nisman tenía preparado arresto de presidenta Cristina Fernández

El fiscal, hallado muerto con un disparo en la cabeza, escribió un documento solicitando al juez el arresto de la presidenta de Argentina por el caso AMIA
Nisman tenía preparado arresto de presidenta Cristina Fernández

En un nuevo giro de la investigación sobre la muerte de Alberto Nisman, este martes se confirmó la información de que el fiscal se había planteado solicitar el arresto de la presidente Cristina Fernández a quien días antes de morir había acusado de encubrir el caso AMIA, el peor atentado de la historia de Argentina.

Según borradores que fueron encontrados en su departamento, Nisman, quien fue hallado muerto el 18 de enero con un disparo en la cabeza, escribió un documento en el que solicitaba al juez el arresto de la presidenta, así como el de su canciller Héctor Timerman, y la prohibición de salir del país.

La información fue suministrada el lunes por el diario argentino Clarín, pero nunca llegó a formar parte de la denuncia que Nisman presentó a un juez días antes de morir y sobre el que estaba a punto de dar explicaciones en el Congreso, a donde debía comparecer el lunes 19 de enero.

Inicialmente, la oficina de la fiscal Viviana Fein, que investiga la muerte de Neisman, había desmentido la existencia de esos documentos.

El portavoz del Ejecutivo, Jorge Capitanich, incluso rompió durante una conferencia de prensa las páginas del diario Clarín -enfrentado con el gobierno- donde se hacía mención a ellos.

Pero, hoy la fiscal Fein reconoció que el desmentido se trató de “un error de interpretación” y aclaró que los borradores han sido incorporados en su investigación.

LEE TAMBIÉN:

Tres custodios de Nisman investigados por posible negligencia

Presidenta argentina pone en duda el suicidio de fiscal Nisman

Argentinos piden paz durante funeral del juez Nisman

Nisman acusaba a los más altos representantes del Estado argentino de conspirar con Irán para no perseguir a los supuestos responsables del ataque al centro judío de la Asociación Mutual Israelí Argentina, en 1994, que dejó 85 muertos, algo rechazado por el Ejecutivo.

Los documentos encontrados, según la fiscal Fein, “eran borradores que efectivamente tienen que ver con la causa de la denuncia del doctor Nisman, como anticiparon los medios, con el pedido de detención a la señora Presidenta. Borradores que no están incorporados en la denuncia presentada ante el doctor (Ariel) Lijo”.

La fiscal del caso negó estar sometida a presiones del Gobierno.

El secretario de la Presidencia, Aníbal Fernández, “es un papelón fenomenal”. Según el corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires, Ignacio de los Reyes, este episodio añade aún más confusión a una muerte ya de por sí escasa de respuestas.

“En Argentina, existe una creciente frustración por la falta de avances en la investigación, mientras las encuestas sugieren que la mayor parte de la población cree que nunca se llegará a conocer toda la verdad sobre el caso”, apunta el periodista.

Las miradas están puestas también en el papel que está jugando Fein.

Ricardo Sáenz, el superior de la fiscal, dijo que funcionarios del departamento de comunicación de la Procuración General de Argentina “quieren interferir en la investigación de la muerte de un colega”.

En una entrevista radiofónica, Sáenz dijo que a su subordinada “la quieren sacar de la causa, es evidente”.

“Fein es la persona que el otro día salió con un papel de Iberia en la mano y desmintió a la Presidenta de la Nación. Esa es Viviana Fein”, aseguró, haciendo referencia a las distintas versiones sobre el regreso de Nisman al país tras su viaje a Europa, sólo una semana antes de su muerte.

La fiscal, por su parte, negó haber recibido presiones de ningún tipo.

“Soy una persona independiente. Sé cómo trabajo y si hubo algo tipo de presión, voy a hacer la primera en denunciarlo”, aseguró.

Fein se tomará un descanso de la causa a partir del 18 de febrero para tomarse dos semanas de vacaciones, según Sáenz.

“Fein tenía programadas sus vacaciones desde octubre. Designamos dos fiscales de oficio que conocen cómo viene la investigación. Son sólo diez días hábiles y no va a alterar el curso de la investigación”, sostuvo el jefe de la fiscal.

“Por supuesto que si pasa algo mucho más grave de lo que ya está pasando la doctora verá que hace”, agregó.