Siete ciudades que no quieren más autos en sus calles

Ante el caos vial y la contaminación que generan, estas ciudades toman medidas para desincentivar el uso de los autos
Siete ciudades que no quieren más autos en sus calles
Estas ciudades europeas quieren eliminar los autos de sus calles.
Foto: Suministradas

Hoy son cada vez más evidentes los efectos negativos que los automóviles tienen en nuestras ciudades. En muchas de ellas moverse en automóvil no es lo más eficiente. Los automovilistas en Los Angeles pasan más de 90 horas promedio al mes en el tráfico y según un estudio hecho en Londres, el auto en esa ciudad se mueve más lento que un ciclista promedio.

El reinado del automóvil ha llegado a su fin y el espacio de las calles está siendo devuelto poco a poco a las personas. Es uno de los grandes cambios que viven las ciudades en nuestros días.

Los problemas más evidentes son la contaminación del aire, los accidentes de tránsito y todo el espacio que ocupan, que generan congestión y hacen que las calles sean poco amables con quienes las caminan.

El sitio Fast Company hizo una selección de 7 ciudades que quieren eliminar los automóviles en un futuro cercano. Todas ellas son la muestra de que nuestras ciudades están cambiando y que la forma en que nos movemos por ellas también cambiará completamente en los próximos años. Veamos cuáles son.

Madrid prohibió los autos en ciertas calles del centro de la ciudad, con la ampliación de la zona peatonal que se extenderá por más de un kilómetro cuadrado, aunque permitirá que los residentes puedan entrar con sus autos; pero quien no viva en la zona será multado con más de $100. También han subido el precio de los estacionamientos para desincentivar el uso del automóvil.

Éste es uno de los primeros pasos de un plan más amplio para cambiar el centro de Madrid en los próximos cinco años y hacerlo más amigable para los peatones. Veinticuatro de las calles más transitadas serán rediseñadas para caminar, los autos estarán prohibidos. Este año Madrid tendrá 352 hectáreas con acceso restringido a los automóviles.

París tuvo un problema crítico con la contaminación del aire. Para no seguir sumándole al problema, pusieron una restricción vehicular por algunos días y ofrecieron transporte público gratuito durante la emergencia.

Gracias a la medida la contaminación se redujo hasta en un 30% en algunas zonas y ahora la ciudad tiene previsto iniciar de forma permanente medidas para desincentivar el uso del auto. Las personas que no vivan en el centro no podrán entrar con sus autos los fines de semana, una regla que podría extenderse a toda la semana.

En 2001 el 40% de los parisinos no era propietario de un auto. Hoy esa cifra subió al 60% y el problema no para. Para 2020, la ciudad tiene previsto duplicar el número de ciclovías, prohibir los vehículos con motores diésel y hacer que en las calles con mucho tráfico, sólo puedan circular vehículos eléctricos y de muy bajas emisiones.

Una nueva ciudad satélite prevista en el suroeste de China, fue diseñada especialmente para los peatones: no es necesario conducir ya que se pueden encontrar todos los servicios necesarios al caminar en un radio de 15 minutos.

La ciudad estará bien conectada con otras ciudades que son polos de trabajo, pero la idea es que de una población prevista de 80,000 personas, la mayoría será capaz de caminar al trabajo.

El plan, diseñado por los arquitectos Adrian Smith y Gordon Gill, no prohíbe los autos completamente, pero sólo la mitad de las calles permitirá vehículos motorizados.

Una nueva “sección verde” de la ciudad estará completamente terminada en los próximos 15 o 20 años. La red cubrirá el 40% del espacio de Hamburgo. Conectará los parques de la ciudad, por lo que será posible ir en bicicleta o caminando a cualquier lugar.

La ciudad también esta cubriendo secciones de la autopista A7 con parques. El plan de Hamburgo es eliminar el uso del automóvil en los próximos 20 años.

Una nueva aplicación que está siendo probada ahora, permite a los ciudadanos obtener fácilmente una bicicleta, un automóvil o taxi compartido, o encontrar el autobús o tren más cercano. La ciudad también construye nuevos servicios de movilidad para simplificar la vida sin un automóvil.

Un nuevo plan establece un diseño que transformará suburbios dependientes del automóvil en comunidades densas, caminables y vinculadas al centro. Con estas medidas se espera que en una década sea completamente innecesario poseer un auto.

Milán prueba una nueva forma de mantener a los autos fuera del centro de la ciudad, con la promesa a los conductores de que si dejan sus vehículos en casa, recibirán bonos gratuitos de transporte público.

A través del sistema de seguimiento de la ubicación de los autos se sabe si el coche fue usado para ir al trabajo o no. Si el auto se quedó en casa, la ciudad envía al conductor un vale por el valor de un boleto de transporte público.

Copenhague tiene una de las tasas más bajas de propiedad de automóviles en Europa. La ciudad comenzó a introducir zonas peatonales en el centro en la década de los 60. Las zonas libres de autos se extendieron por toda la ciudad en las siguientes décadas. Además de muchos kilómetros de ciclovías, se construyeron nuevas bicipistas para llegar a los suburbios.

Hace 40 años, el tráfico era tan malo en Copenhague como en cualquier otra gran ciudad. Ahora, más de la mitad de la población usa bicicleta para ir a trabajar todos los días.