En defensa de los derechos civiles

Thomas Sáenz dirige MALDEF, una de las organización que más abogan por los inmigrantes en el país
En defensa de los derechos civiles
Destaca el ejemplo de sus padres sobre el servicio comunitario.
Foto: Araceli Martínez

Aun cuando en su familia no había abogados, y no conocía a ninguno en su vecindario, Thomas A. Sáenz supo que quería serlo en la escuela primaria cuando aprendió el papel tan importante que pueden tener en el gobierno.

Antes de ir a la Escuela de Leyes de Harvard, decidió que sería un abogado en derechos civiles.

Sáenz lleva 25 años como litigante, más de 17 en la organización más importante de defensa legal de los inmigrantes del país, MALDEF (Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y la Educación). En los últimos cinco años y medio ha sido su presidente.

“Me ha tocado tener la oportunidad de dirigir MALDEF en momentos críticos para los inmigrantes, en la era de la ley de Arizona SB1070 de 2010, y cuando otros estados promulgaban leyes antiinmigrantes. Pero también en tiempos cuando el crecimiento de los latinos significan oportunidades de asegurar representación de la comunidad en gobiernos locales, el Congreso y la legislatura”, dice a La Opinión.

El abogado de ascendencia mexicana y española ha dedicado la mayor parte de su carrera a trabajar en casos que terminaron en la Corte de Apelaciones y echaron abajo leyes en contra de los jornaleros.

Quizá una de las experiencias que más lo impactó de niño para convertirse en un defensor de los derechos civiles de los latinos en el país fue ver como su madre — Margaret— cuando hacía voluntariado como ayudante en su escuela, abogó por él ante un maestro que no quería inscribirlo en una clase de matemáticas avanzada.

La madre insistió en que no se iría hasta que lo inscribiera. “Lo recuerdo porque aún ahora hay estudiantes que enfrentan situaciones similares y no tienen a nadie que los defiendan. Por eso el trabajo de derechos civiles está ahí para quienes no tienen padres que aboguen por ellos”, comenta.

También lo marcó activismo sindical de su padre, Edwards cuando trabajba para el Departamento de Electricidad de Los Ángeles en los años 70’s. “Mis padres nos dieron a mi y a mi hermano un ejemplo de servicio comunitario, a pesar de no tuvieron la oportunidad de ir a la universidad, y solo obtuvieron un título en el colegio comunitario”, dice.

En 2009 a Sáenz le ofrecieron dirigir la División de Derechos del Departamento de Justicia, pero luego lo descartaron y pusieron a Tom Pérez, ahora secretario de Trabajo. “Fue muy claro que no me escogieron porque consideran que pelear por la justicia y la Constitución es muy controversial. Y no veo ninguna posibilidad de ir a trabajar al gobierno federal porque mis actividades profesionales no han cambiado mucho”, dice

A pesar de que figuró en la lista para ser ministro de la Corte Suprema de California y no fue seleccionado por el gobernador Jerry Brown, confiesa que no tiene ninguna expectativa de que pudiera serlo, pero sí quisiera que hubiera más jueces latinos en California, basado en la población del estado.

Sáenz recomendó a los estudiantes de leyes que deseen hacer contribuciones reales a la justicia, mantener una conexión importante con la comunidad, tomar cursos de escritura e investigación y encontrar buenos mentores que les puedan dar consejo.

“He sido muy afortunado de recibir el consejo y amistad de Antonio Hernández, quien fue presidente de MALDEF y Vilma Martínez, ex embajadora de Argentina quien ha sido mi consejera toda mi carrera”, cuenta.

¿Piensa que el presidente Obama ha hecho suficiente por los inmigrantes?

– Me agrada lo que ha hecho, pero estoy preocupado de que no haya dado prioridad en su primer año a la reforma migratoria cuando tenía mayorías sustanciales en ambas cámaras, y hubiera asegura su aprobación, pero se enfocó en la ley de cuidado de salud a bajo costo. También estoy desilusionado y preocupado que haya limitado DAPA en lugar de extenderlo más ampliamente a aquellos que han construido una vida aquí, pero puede que no tenga el requisito de parentesco con ciudadanos . Hay millones en esa categoría. Pero todavía espero que el presidente en amplíe la Acción Diferida para miles más.