Legado de Monseñor Romero llega con menores refugiados

Realizan procesión en memoria del mártir salvadoreño asesinado hace 35 años
Legado de Monseñor Romero llega con menores refugiados
Una procesión rinde homenaje a Monseñor Romero en Westlake.
Foto: Ciro Cesar

@Yorshmore

“No sé mucho sobre él, pero mis abuelos me contaron que estuvo con el pueblo, que estuvo con los pobres, pero que fue asesinado”, dijo Fredy Alexis, un joven salvadoreño que hace 11 meses llegó a Estados Unidos en busca de refugio.

Se refería a Monseñor Óscar Arnulfo Guerrero cuya imagen Fredy Alexis cargaba durante un corta procesión que ayer llevó la comunidad centroamericana de Westlake en conmemoración del 35 aniversario de su muerte.

El chaval ya cumplió los 18 de edad, pero fue uno de los miles de menores que el año pasado formaron parte de una ola migratoria hacia el norte debido a la inseguridad en Centroamérica.

Sabe que las condiciones de pobreza e inseguridad en su país prevalecen desde aquel 24 de marzo de 1980 cuando Monseñor Romero fue ejecutado de un balazo en el corazón y por eso cree necesario recordar el legado de quien poco conoce, pero que sus abuelos le han inculcado.

“Allá seguimos sufriendo de amenazas, las pandillas nos hacen la vida más difícil, no estamos protegidos por el gobierno, por eso estamos en este país, buscando protección”, comentó.

La procesión por Monseñor Romero estuvo encabezada por el obispo Alexander Salazar y se realizó sobre la calle Alvarado frente a la clínica que lleva el nombre del mártir salvadoreño, un centro de salud que ofrece atención médica a las familias de bajos recursos de los vecindarios de Pico Union y Westlake.

“A través de esta procesión comunitaria esperamos continuar haciendo conciencia de la labora de Monseñor Romero y mantener viva su memoria, tradición y legado, que es uno de justicia y servicio a los pobres, que es la base de nuestro trabajo”, dijo Sandra Rossato, directora de Clínica Romero.

El 24 de marzo de 1980 es asesinado Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

En 1983 un grupo de refugiados centroamericanos establecen la Clínica Romero como organización no lucrativa para atender a familias de bajos recursos.

Actualmente la organización cuenta con tres clínicas.

Cada año unas 15,000 personas reciben servicios de salud.

Desde el 2014 se encargado de atender a los menores centroamericanos refugiados.