Empleados de American Apparel, entre la incertidumbre y el temor

Quieren que regrese el fundador a dirigir la empresa, pero la directiva asegura que él es el causante de la actual mala situación
Empleados de American Apparel, entre la incertidumbre y el temor
Una obrera de American Apparel revisa la ropa terminada que esta compañía produce.
Foto: Archivo 2013

@aracelimartinez

Nemesio Isidoro, operador de una máquina de coser, solía trabajar hasta 50 horas a la semana en la planta de la compañía de ropa American Apparel que está por las calles 7 y Alameda en el centro de Los Ángeles.

“Ahorita me dan 36 horas a la semana, pero ya me descansaron una semana”, dice.

Isidoro llegó junto a cientos de trabajadores de la empresa a la plaza Alameda en la ciudad de Huntington Park, a una reunión pública para ventilar sus temores sobre la situación que vive la empresa.

Muchos obreros al ser abordados por La Opinión, atemorizados y desconfiados, se rehusaron a dar sus nombres. Los que hablaron, pidieron el anonimato.

Un operador de máquinas que lleva 13 años en la planta dijo que el ambiente de trabajo es de mucha inestabilidad. “Nos quitan un día de trabajo a la semana, y luego nos descansan otra semana”, dice.

Una trabajadora que hace las bastillas de las mangas de las playeras, comenta que de 40 horas que laboraba a la semana, ahora solo le dan 30 horas. “Nos empezaron a recortar este año. Las cosas están muy mal, estamos preocupados, no sabemos qué va a pasar con nuestro trabajo”, dice.

Una costurera que lleva ocho años en Apparel revela que hay mucha tensión. “A mi me han descansado ya dos semanas. Por eso estamos pensando que sería bueno hacer un sindicato. También hemos oído que hay supervisores que amenazan a la gente”, dice.

Isidoro, el único trabajador que se atrevió a dar su nombre, explica que todo comenzó con el despido de Dov Charney como presidente.

“Lo que vemos es un conflicto entre los actuales directivos y el que se fue. Los actuales directivos han puesto en marcha estrategias que no les han funcionado y que se han visto reflejadas en recortes de horas, descansos, y mucha tensión. La solución es que regrese Dov porque los trabajadores lo único que queremos, es laborar bien y tener beneficios para poder hacer planes para el futuro, comprar una casa, ahorrar para la educación de los hijos”.

En general, los trabajadores se quejan de que sus salarios se han reducido de 15 dólares a 9 dólares por hora, y una semana de descanso por mes.

LEE ADEMÁS:

American Apparel: A portarse mejor

Llueven críticas a American Apparel por campaña de regreso a clases

Despedido el fundador de American Apparel

La compañía de fabricación de ropa American Apparel es conocida por ser la que mejor paga a un empleado de la costura en el país, más del mínimo; y eliminar las prácticas de explotación laboral muy normales de los talleres clandestinos. Tienen 10,000 empleados, 90 por ciento latinos. La planta principal la tienen en el centro de la ciudad de Los Ángeles, pero tienen otra más por la calle 103 al sur de la Ciudad, y una más en el condado de Orange.

Fue fundada por el canadiense Dov Charney de 46 años quien por muchos años fue su presidente. En 2007 la empresa la hizo pública, y fue en diciembre pasado cuando fue despedido por la junta directiva en medio de acusaciones de mal uso de fondos.

Charney es considerado un tipo brillante de muy buen corazón que siempre ha apoyado una reforma migratoria, y hasta dejaba que sus trabajadores salieran a marchar.

Pero también tiene un lado controversial. Charney enfrentó varias demandas de acoso sexual de parte de exempleados. Algunas se cerraron tras alcanzar acuerdos y otras fueron retiradas. Charney alegó en entrevistas con la prensa, que las relaciones que tuvo con exempleadas fueron de mutuo acuerdo. También fue criticado por usar imágenes sexuales que bordean la pornografía en espectaculares para promover su marca.

Actualmente conserva el 21 por ciento de las acciones de Apparel, y tiene un plan para regresar a tomar un control.

Es verdad que hay una gran inestabilidad financiera en la empresa, pero esto se debe a los pagos millonarios que se hicieron para resolver las demandas de acoso sexual contra Charney, y la terminación del mismo -que investiga la Comisión de Seguridad e Intercambio (SEC)-.

En una carta dirigida a los trabajadores, la compañía dijo que es verdad que han descansado a los trabajadores este año pero lo han hecho en un esfuerzo por hacer la compañía fuerte para todos los trabajadores, y evitar los despidos.

Anunciaron que en compensación van a entregar bonos, mejorarán los días de enfermedad y beneficios médicos.

En la misma carta, aseguran que cuando la actual directiva tomó el control, la compañía había perdido 300 millones de dólares en los pasado 5 años. “Este el problema que se trata de resolver”, dijeron; y pidieron no dejarse envolver por la organización Hermandad Mexicana que ha apoyado a los trabajadores y el regreso de Charney.

El 18 de marzo, Nativo López, líder de Hermandad Mexicana mandó una carta a la junta directiva de American Apparel con 13 afirmaciones para salvar a la empresa de quienes dijo, han usurpado el interés de los socios minoritarios.

“La moral de los empleados está más baja que nunca, la vigilancia de las actividades es palpable por todas partes, hay intimidación de parte de guardias de seguridad de la compañía, y los supervisores han amenazado a los empleados con el despido si asisten a juntas, si les encuentran volantes, o hablan con la prensa”, dice en la carta que Hermandad Mexicana envió a Apparel.