Genio en la cancha y hombre en la casa

Messi divide su tiempo entre la disputa de balones y cambio de pañales
Genio en la cancha y hombre en la casa
Leo Messi, con su hijo mayor Thiago, durante la celebración de la conquista del título de Liga. /EFE
Foto: EFE

Con la misma tersura con la que toca el balón es con la que abraza a su familia.

Con la misma pasión con la que celebra sus goles es con la que defiende su privacidad.

Con la misma ilusión con la que desea su siguiente título es con la que espera la llegada de su segundo hijo.

Lionel Messi, el ídolo de la cancha que con el Barcelona lo ha ganado todo y con la selección argentina busca tocar la gloria en la próxima Copa América, es también un ser lleno de sensibilidad.

Siempre pendiente de las necesidades amorosas de su familia, el crack suele realizar espectaculares jugadas de vida.

Con su pareja sentimental, Antonella Roccuzzo, Messi ha construido una relación sólida y a prueba de escándalos, polémicas y controversias.

“Conozco a Antonella desde que tengo 5 años, es la prima de mi mejor amigo, es rosarina como yo. La he visto crecer y ella me ha visto crecer a mí. Nuestras familias se conocen, así que no tenía dudas de estar con ella”, dijo Messi a un blog de internet.

 

Hombre de buen corazón

Si el altruismo fuera medida de estatura, Messi sería un gigante.

En  2007, el astro argentino creó la Fundación Leo Messi, una organización  de caridad para apoyar la educación y la salud de los niños vulnerables.

“Ser un poco famoso ahora me da la oportunidad de ayudar a las personas que realmente lo necesitan, especialmente los niños”, mencionó el jugador.

En respuesta a las propias dificultades médicas que sufrió en su infancia, la  Fundación Leo Messi apoya a niños argentinos diagnosticados con problemas de salud, ofreciendo tratamiento en España, cubriendo el transporte, el hospital y los costos de recuperación.

 

Su familia

En su casa, Messi no ve futbol,  no porque no le guste, sino porque prefiere pasar tiempo con su familia

“No veo nunca el futbol en televisión, Antonella se aburre. Cuando llego a casa y digo que he hecho un hat trick, ni me presta atención”, dijo el argentino, quien confesó ser  bueno para eso de  atender a Thiago, su hijo de casi tres años.

“Yo le cambiaba los pañales y siempre he bañado a mi hijo. Me gusta ver dibujos animados con Thiago, nos reímos mucho”, comentó Messi, quien junto a Antonella espera la llegada  de su segundo hijo.

“No puedo esperar para darte la bienvenida a este Mundo”, escribió Messi en su cuenta oficial de Facebook al anunciar el mes pasado que volverá a ser padre.